En el año 2009, platiqué con un conocido de la familia, estadounidense por decisión, acerca del triunfo de Barack Obama como presidente de aquél país. ¿No estás emocionado? pregunté.

¿Por qué tendría que estarlo? En una democracia cualquiera tiene las mismas probabilidades de ganar , respondió.

¿Por qué te emociona a ti? , reviró.

Cinco años han tenido que pasar, para poder entender su emoción tan X a la llegada del primer afroamericano a la silla presidencial de Estados Unidos. Se llama evolución social, de la que México está a años luz de distancia.

Y me parece que pasa lo mismo con la HISTÓRICA llegada de Janet Yellen a la Presidencia de la Reserva Federal.

Quizá a mi interlocutor de hace cinco años, tampoco le sorprenderá el ingreso de una mujer, la primera en 100 años de vida de la FED, a las oficinas principales de la Reserva, el banco central que se convirtió a fuerzas, en el prestamista de última instancia mundial.

Años para el reconocimiento

Sé que puedo estar caminando con mi comentario en la delgada línea que separa a una posición feminista –que no es mi intención hacer- y el de la objetividad con la que quiero tomar la clara evolución de una sociedad.

Amanece el Día de Reyes del año 2014 y estamos a la espera de la votación del Senado de Estados Unidos para cumplir el trámite administrativo que pondrá a la primera mujer al frente de la Reserva Federal.

No se puede dejar de soslayar. En los 100 años que tiene de vida la FED, ha habido 14 presidentes y ni una sola mujer. En 1920, siete después del nacimiento de la Reserva Federal, Estados Unidos permitía el sufragio femenino, antes de ser un derecho universal, Estados Unidos ya había otorgado el reconocimiento de ciudadanía a las mujeres.

A noventa y cuatro años de distancia, Estados Unidos es el origen de la alternativa a una mujer banquera central.

Pero en este evento, ya le tomaron larga distancia economías emergentes y un par avanzadas.

En el mundo, como hemos comentado previamente, hay siete banqueras centrales administrando las políticas monetarias. Siete entre 178 instituciones monetarias del globo.

Se trata de Nadezhda A. Ermakova, presidenta del Banco Central de Bielorrusia; L.K. Mohohlo gobernadora del Banco de Botswana; Karnit Flug, recién nombrada gobernadora del Banco de Israel; G. Marcus, gobernadora del Banco de la Reserva de Sudáfrica; Zeti Akhtar Aziz, de Malasia; Elvira Nabiullina, gobernadora del Banco de la Federación Rusa y Wendy Craig, presidenta del Banco Central de Bahamas.

Banxico, aún sin esperanzas

En México estamos lejos, leeeejos de esta evolución. No obstante el rumor de pasillos que se dio en el último relevo de una subgubernatura del Banco de México, donde estaba como supuesta candidata Lorenza Martínez Trigueros, la Junta de Gobierno sigue siendo, como en la mayor parte del mundo, un club de Tobi.

Yo me he preguntado más de una vez, desde octubre 9, cuando se dio a conocer la postulación de Janet Yellen como sucesora de Ben Bernanke, si tiene alguna relevancia que sea una mujer quien asuma el cargo.

Para las economías en vías de desarrollo, como México, y para las maduras como EU, me parece que sí.