Cero y van cuatro. Las malas conductas cuando hay consentimiento de gobiernos estatales y federales, detonan en problemas naturales porque no se hace cumplir la Ley. Unos dicen aplicar, me suena a otra cosa y cultura de la legalidad, esto último es poco probable en México.

El surgimiento de grupos de autodefensa’’ mal llamados así, en Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Jalisco, deben llevar a la reflexión que algo en 31 Estados y Distrito Federal, la ciudad capital no está exenta, ahí se encuentran mantas en varios puntos de 16 Jefaturas Delegacionales, mueven a pensar, que no hay un Estado-Rector.

En el país hay grupos armados desde antes de 1970. Para eso se crearon grupos de limpieza’’ oficial, formados por militares y experimentados policías desde el Servicio Secreto, Guardias Blancas, Grupo Jaguar, entre otros, que hicieron su labor ilegal, aunque para ese entonces, pata el Estado era legítimo no legal.

Los estudiosos exponen que hay más de 50 grupos antagonistas contra El Estado, aunque sólo algunos cuentan con resonancia nacional e internacional o están en el pacifismo’’ como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y su subcomandante Marcos’’ poeta-líder.

Sin embargo de la insurgencia a inconformidad hay mucho tramo. En los estados mencionados, operan células de resistencia, que bien pueden multiplicarse, como se está observando al paso de los días, que quieran o no, han sido asumidos por la Secretaría de Gobernación (SEGOB) como transgresores de la Ley, pero los aceptó’’ como interlocutores.

Simple. Nada más porque los grupos de autodefensa de Guerrero, iban a juzgar’’, bajo su ley –sí la pongo en minúsculas- a sus detenidos y determinaron aplicar la pena de muerte’’ a dos de ellos. Lo que obligó a la SEGOB a decir: espérenme tantito’’. Lo que llevó a su entrega.

Acaban de llegar los políticos y vividores del PRI –no hay que obviar a nadie-, no son nuevos, saben el terreno del que los echaron, entonces tienen que ser más firmes, no autoritarios, para que la Ley en nuestro país se cumpla, no la que los políticos de cualquier partido aplican a su beneficio y conveniencia.

Vamos a esto. Porqué esos grupos pueden llegar a pensar al no ser sometidos a la Ley, pueden actuar a su libre albedrío, sin conocer las consecuencias, lo que cambiaría la percepción de la sociedad que lo están haciendo porque las autoridades no responden a la inseguridad, pero caer en excesos.

De no haber un ¡hasta aquí! saltarán grupos de Limpieza Social’’ o Escuadrones de la Muerte’’, muchos de ellos formados por policías y militares duros’’ en activo, que no serían nuevo, ya ocurrió en el pasado más cercano en México, pero dejar en manos de ellos la aplicación de la Ley no es sano, ahí está la experiencia de Centro y Sudamérica.

La voz del poeta Javier Sicilia, víctima de la delincuencia es clara. Los grupos de autodefensa, dijo, es una clara señal de que el Estado está rebasado’’. Eso no se puede discutir, por ahí va la cosa, sea pasado o presente, no debe de ocurrir.

COMMODATO

Para qué tanto brinco si el suelo está parejo. El juicio de amparo, es un recurso creado por grandes juristas mexicanos en el siglo pasado ante cualquier abuso de autoridad y tiene la Norma Oficial Mexicana (NOM), tan bueno es, que se adopto en otras naciones.

¡Carajo hasta que presumimos algo a nivel internacional!

Y ahora lo quieren echar por tierra. Ese recurso no debe ser rehén de empresarios, industriales o monopolios, tan solo para esperar cambios de gobierno, en perjuicio no de la sociedad, porque ella en nada se beneficia, sino de la nación.