El tema del día es nuevamente el sobreendeudamiento de las entidades federativas. Ahora la atención se ha centrado, en lo específico, en los pasivos de los municipios. Según informes, son 22 los municipios más endeudados del país. El asunto es de actualidad, por lo que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tuvo que salir a la palestra para reiterar que el gobierno federal no cuenta con recursos para rescatar a los municipios endeudados y que tampoco existe en el presupuesto público una partida específica para ese propósito. Remató el alto funcionario con un argumento que ya había expresado, al referirse la semana pasada al tema de las deudas de los estados: un rescate de esa naturaleza sentaría malos precedentes para la administración pública además de que ofrecería incentivos perversos, al alentar más endeudamientos en el futuro.

¿Por qué Videgaray tuvo que entrar nuevamente al debate con esas declaraciones? El principio de solución para las deudas de estados y municipios se dará en la llamada ley de responsabilidad hacendaria, cuya iniciativa se presentará al Congreso en febrero. Sin embargo, y ése es el punto clave, las fuerzas que sufren afectación y amenaza por las deudas municipales ya se pusieron en movilización y el Secretario de Hacienda les ha enviado claramente un primer acuse de recibo.

Las autoridades financieras de los municipios han encontrado representación para la problemática de las deudas municipales en la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm); como vocero del movimiento, se ha perfilado el secretario de esa organización, Sergio Arredondo.

En entrevista reciente, explicó que la Fenamm ya invitó a Videgaray a una reunión para tratar este problema. En esa reunión deberán tratarse, por un lado, la parte técnica y financiera de las deudas en los casos más graves de 15 municipios. Por otro lado, se presentará a Videgaray la propuesta de que el sistema fiscal prevaleciente es sumamente inicuo, ya que por décadas le hemos asignado al gobierno federal la responsabilidad de cobrar los impuestos . Se le ha asignado 80% de los recursos contra sólo 4% para los municipios .

En suma, ese sistema fiscal inequitativo debe modificarse con el fin de ofrecer a los municipios una participación fiscal más amplia de la que han tenido. Como se aprecia, las posiciones ya se han definido. ¿Quién ganará?

[email protected]