Ni la guerra de precios del petróleo, ni la pandemia mundial del coronavirus, ni la inexorable recesión en México harán cambiar el rumbo económico y energético que escogió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Todos los días lo repite. Está convencido de que la política de “soberanía energética”, el “fortalecimiento” de Pemex, más el aumento en la capacidad de refinación de petróleo, con la rehabilitación de las refinerías existentes y la construcción de la refinería de Dos Bocas son el camino a seguir.

Frente a los hechos, el jefe del Ejecutivo prefiere desacreditar incluso lo que su propio equipo financiero, encabezado por Arturo Herrera, anticipa: una contracción de la economía para el cierre de este año 2020, de casi 4% (3.99 por ciento).

Ayer, en su conferencia de prensa “mañanera” dijo, como lo ha hecho en otras ocasiones, que no concuerda con la Secretaría de Hacienda (respecto de sus pronósticos de decrecimiento económico).

Incluso aseguró desconocer lo que está planteando Hacienda; “no he visto lo que propusieron, lo voy a revisar; pero sí les digo, estoy optimista”. Parece difícil que el presidente de la República no estuviera enterado del contenido de los Precriterios de Política Económica que presentó Hacienda anoche al Congreso de la Unión, casi en el vencimiento del plazo respectivo que establece la ley.

Seguramente se trata más de un recurso discursivo presidencial, para no aceptar públicamente que la economía mexicana caerá indefectiblemente, por segundo año consecutivo en recesión.

Más allá de los discursos y palabras presidenciales, lo cierto es que la economía rompió la tendencia de crecimiento de 2% en promedio de los 15 años previos.

En el primer año de este gobierno, el Producto Interno Bruto de México decreció 0.1 por ciento. No se cumplió el rango de crecimiento proyectado de entre 1.5 y 2.5 por ciento.

Y en el segundo decrecerá, de acuerdo con la estimación oficial, casi -4% en su rango más alto o -0.1% en el rango inferior.

La mayoría de las proyecciones privadas coincide en que se registrará una caída de ese nivel, aunque firmas como Bank of America (Bofa) proyecta que la economía mexicana se contraerá -8% y JPMorgan calcula que decrecerá -7 por ciento.

Ayer, el presidente López Obrador aseguró que se trata de una crisis temporal de la que México saldrá fortalecido y aseveró que “no nos harán cambiar”.

Por el contrario, comentó, en una inapropiada afirmación, que la crisis económica que se avecina, debido a la pandemia del Covid-19 del coronavirus “vino como anillo al dedo, para afianzar el propósito de la transformación”. Luego hizo una larga defensa del modelo de soberanía energética, tal y como defendió en días previos la realización de sus distintos proyectos de infraestructura.

En los Precriterios de Política Económica presentados anoche, Hacienda reitera la importancia de Pemex como activo estratégico de México y asevera que esa dependencia evalúa medidas de apoyo adicionales a las ya implementadas para este año. O sea, el gobierno mexicano seguirá inyectando recursos a Pemex, pese a las enormes pérdidas que está registrando.

En consecuencia, quienes guarden la esperanza de que en algún momento el gobierno lopezobradorista cambiará el rumbo energético, tendrán que esperar sentados, porque se ve muy poco probable que ello ocurra.

Atisbos

RÉCORD. Resulta que los sufridos contribuyentes sorprendieron al Servicio de Administración Tributaria (SAT), que encabeza Raquel Buenrostro, al imponer una cifra récord de cumplimiento. ¡Se presentaron más de 900,000 declaraciones en un solo día! En días pasados, llamó la atención el SAT con su invitación a todos los contribuyentes para que cumplieran con sus obligaciones fiscales, para que el gobierno destine recursos para enfrentar la pandemia del coronavirus. Pareció una invitación anticlimática cuando en los últimos días se hizo oficial el paro general y frente a un escenario en el que las organizaciones empresariales venían pidiendo diferir los plazos para pagar impuestos. Algunos contribuyentes opinaron que hubieran sido más los que cumplieron, si no hubiera fallado la página del SAT. Y otros dijeron que pagaron para recuperar su saldo a favor, lo más pronto posible.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.