La fortuna del magnate mexicano resiente los cambios regulatorios en México; en el 2015 lo rebasaron Amancio Ortega, de Zara, y Jeff Bezos, de Amazon.

La fortuna de Carlos Slim creció 908 millones de dólares el 22 de diciembre. Esta plusvalía fue atípica en un año lleno de minusvalías para el magnate. En el 2015 su fortuna decreció 26%, unos 19,000 millones de dólares, de acuerdo al índice de billonarios que elabora cotidianamente Bloomberg.

Esta merma patrimonial significó que Carlos Slim pasó del tercero al quinto lugar en la lista de las personas más ricas del mundo. Cerrará el 2015 con 53,700 millones de dólares, muy lejos de los otros billonarios mexicanos, pero casi 30,000 millones debajo de Bill Gates, un hombre que se mantiene en el trono de los plutócratas, a pesar de que lleva algunos años retirado , en actividades de filantropía.

El descenso de Slim puede explicarse por el cambio estructural que vive la industria de telecomunicaciones, principal fuente de riqueza del empresario mexicano. También tiene que ver con la revaloración en el mercado de empresas innovadoras. El ascenso de Jeff Bezos hasta la posición número cuatro se entiende al observar el rápido crecimiento del comercio electrónico. Amazon rebasó en el 2015 a Walmart en valor de mercado. Se convirtió en la empresa comercial más valiosa del mundo, con un valor de capitalización superior a los 260,000 millones de dólares.

Bezos es el multimillonario que más incrementó su fortuna en el 2015. Tiene un patrimonio valorado en 58,900 millones de dólares, 104% más que a fines del 2014. Los inversionistas han dejado de desconfiar de sus proyectos. Ahora se alinean para comprar los títulos de sus empresas, que son referencia en e-commerce, cloud computing o medios de comunicación.

Hablando de fortunas que emergieron en el 2015, Bloomberg destaca que la empresa que más ganó en los mercados fue Fingerprint Cards, una firma sueca que produce sistemas de identificación con huellas digitales. Sus acciones crecieron 1,391% en este año que termina. Los inversionistas apuestan por esta tecnológica porque creen que los identificadores biométricos se utilizarán de forma creciente, en especial en teléfonos y oficinas. Fueron 500 millones de teléfonos en el 2015. Serán 1,800 millones en el 2018.

Es muy difícil que Slim recupere el número uno de la lista mundial. Las condiciones que lo llevaron a la cima han dejado de existir. Los cambios regulatorios en México han incrementado la competencia para su empresa principal, América Móvil. Las nuevas circunstancias han obligado a reducir los márgenes de ganancia del principal operador de telefonía móvil de México y América Latina. Éstos pasaron de 44 a 40% en sólo un año. Un segundo factor que impactó la fortuna de Slim fue el deterioro de Brasil, el segundo mercado más importante para el gigante de las telecomunicaciones.

Si el 2016 tuviera un comportamiento similar al del 2015, el título de hombre más rico del orbe cambiará pronto de manos. Quien tiene más posibilidades de ocupar ese lugar es Amancio Ortega. Su fortuna está valuada en 73,300 millones de dólares y ha crecido más de 20% anual en el último lustro, en buena medida por la capacidad de su empresa de reinventar constantemente el negocio de la moda. Su grupo Inditex ha creado un sistema que lleva la prenda de la mesa de diseño a la tienda en menos de tres semanas. Es número uno en moda de bajo costo en Europa y está conquistando Asia. Ortega es un innovador excepcional que no para a los 79 años. Un milagro empresarial que comenzó produciendo batas en la sala de su casa.

[email protected]