Capturaron al Marro, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima que, lejos de ser una gran organización o un verdadero cártel, es una banda delictiva que por la ineptitud de las autoridades federales y locales llegó a controlar gran parte del estado de Guanajuato, dedicándose al robo de combustibles, el trasiego de drogas, el secuestro, la extorsión y otros delitos. En el lugar en donde fue detenido había una mujer que su gente había secuestrado quién sabe cuándo.

El futuro del Cártel de Santa Rosa de Lima es incierto y la situación seguramente será aprovechada por el poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que desde hace más de tres años a balazos busca quedarse con el control del narcotráfico en el estado.

Y habrá que ver cómo la aprehensión del huachicolero afecta la pugna que por el control de vastas zonas del país libran el Cártel de Sinaloa y el CJNG que encabeza Nemesio el Mencho Oseguera.

De acuerdo con diversos informes, el Marro se había aliado con la fracción del Cártel de Sinaloa que dirigen Ismael el Mayo Zambada, uno de los fundadores del también denominado Cártel del Pacífico, y Alfredo, Ovidio e Iván Archivaldo, hijos del encarcelado Joaquín el Chapo Guzmán.

Al estar preso el Marro, ¿los que quedarán al frente de su banda buscarán la paz con el CJNG o decidirán continuar la guerra que tantos muertos ha dejado en Guanajuato? ¿El Mayo y los Chapitos seguirán apoyando al Santa Rosa o enviarán a su propia gente para enfrentar al CJNG?

No debe olvidarse ni por un minuto que las organizaciones criminales siguen operando en casi todo el país. Narcos, secuestradores, huachicoleros, traficantes de seres humanos, extorsionadores, falsificadores, ladrones, pornógrafos infantiles y demás delincuentes continúan actuando sin que las autoridades federales y locales demuestren que la situación está bajo control.

La ineficacia de dichas autoridades queda de manifiesto al observarse que siguen libres aproximadamente 130 delincuentes de alta peligrosidad, por quienes la Fiscalía General de la República ofrece recompensas que van de los 500,000 a los 30 millones de pesos a quienes proporcionen información que permita su captura.

Entre ellos el Mayo y el Mencho, quienes después de ser buscados durante años no han sido encontrados ni por la FGR, ni por las fiscalías estatales, ni por policías federales o locales, ni por los soldados, marinos o guardias nacionales.

Y eso que la recompensa que se ofrece por cada uno de ellos es de 30 millones de dólares y que por el Mencho la DEA estadounidense ofrece 10 millones de dólares.

Y no es el único por quien el gobierno de Estados Unidos ofrece una cuantiosa recompensa. El monto es de 20 millones de dólares para quien ayude a capturar a Rafael Caro Quintero, el fundador del extinto Cártel de Guadalajara, que tras 28 años de estar preso fue ilegalmente liberado en agosto del 2013 por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito en Jalisco. En siete años no han podido capturarlo.

Los agentes de la Fiscalía General de Guanajuato y los militares que capturaron al Marro deben ser felicitados, pero la situación del país no mejorará mientras sigan libres tantos otros que son igual o peor de peligrosos y sanguinarios.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.