Las oportunidades no siempre están disponibles. De unos años para acá, la industria aeronáutica y aeroespacial ha ido descollando y en los últimos 20 años ha crecido a doble dígito de forma consistente cada año. Sin ir más lejos, en el 2019 esta industria que se halla asentada en al menos 12 estados de la República, creció 14% cuando el resto de la economía estuvo estancada y además, se exportaron bienes por 9,500 millones de dólares, 1,000 millones de dólares más que el año anterior.

Las 368 empresas del rubro, que dan empleo a 60,000 personas a lo largo del territorio nacional, han logrado consolidar una oferta interesante que mantienen a nuestro país como el número 12 en la cadena productiva y con la firme meta de posicionarse dentro de las 10 más importantes.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. El monto de exportaciones que es creciente y muy real, se ve contrastado por 7,844 millones de dólares de importaciones de partes que se integran a la cadena para que los productos sean exportados, lo que implica que el valor agregado nacional sea muy escaso. Es indispensable trabajar en ello para que la mayor parte del beneficio de esta planta productiva se quede en México.

Por ello es muy importante el convenio que ha firmado la Federación Mexicana de la Industria Aeronáutica y Aeroespacial (Femia) con Nafin-Bancomext a fin de integrar y darle profundidad a las cadenas productivas.

La idea es reconvertir a empresas que están en algunas actividades que por su naturaleza no son ya tan rentables o competitivas y reorientarlas al sector aeronáutico y aeroespacial, para lo cual se requieren muchas habilidades y certificaciones que toman tiempo y requieren un gran esfuerzo y desde luego recursos. Por ello, el sistema Nafin-Bancomext destinará 1,000 millones de dólares en el 2020 a estos dos propósitos con el fin de ir cerrando la brecha entre las importaciones de insumos y partes y las exportaciones de productos finales.

La semana pasada, durante la Asamblea de Femia realizada en la ciudad de Chihuahua, se analizaron estos asuntos y cómo puede la industria ir avanzando en la meta de darle solidez a su planta productiva, ya que ahora estamos en un momento en que la cresta de la ola es ascendente pero si no trabajamos en darle profundidad a nuestra planta productiva, cualquier cambio en la tendencia de la industria o cualquier país con mayor apertura y competitividad, pueden arrebatarnos lo ganado.

En esta misma asamblea se analizó la importancia que ha ido ganando Chihuahua como estado desarrollador de la industria. Ya en este momento, el 30% del empleo del sector se genera en este estado de la República y existen diversas empresas que han ido migrando de otras industrias a ésta y que están siendo muy exitosas.

Por último, se presentó también el calendario de actividades que lleva la Feria Aeronáutica y Aeroespacial Mexicana, cuya siguiente edición será en abril del 2021 pero que está muy activa en diversos eventos alrededor del mundo, como por ejemplo, la Feria de Innovación de Hannover en abril próximo. Todo esto suma y nos acerca a la meta.

Lo oí en 123.45: ¿Y Mexicana?