El torneo tiene potencial para ser rentable, como en otras partes del mundo.

La marca Corona decidió invertir recientemente en la Copa MX para darle nombre comercial al torneo. ¿Qué importancia puede tener un campeonato donde el promedio de asistencia es de menos de 9,000 personas por juego?

Es verdad que hoy en León el estadio estará colmado, pero hay que acotar que el negocio para los clubes del futbol mexicano (de la Liga MX principalmente) empieza cuando se juegan las semifinales, antes no.

En promedio, abrir y operar un estadio de Primera División para un partido cuesta entre 300,000 y 350,000 pesos. Si cada club de la Liga MX juega tres partidos en casa en la primera ronda de la Copa, el gasto es de más de 1 millón de pesos, que son pérdidas para el club, pues las entradas son muy pobres. Incluso hay juegos donde no van ni 500 aficionados, como el duelo entre Lobos BUAP y Celaya, al que asistieron 382 personas.

Corona seguramente sabe que su negocio está hoy en la final. Porque ni en las semifinales los ingresos son bastos. El formato de la Copa sigue siendo el más extraño del mundo en este tipo de torneos, fomenta el aburrimiento, el desgaste físico en los equipos, el menosprecio de los clubes de Primera División y genera pérdidas financieras a (casi todas) las instituciones.

Si ponemos en Google la oración Copa MX no importa , hay casi medio millón de resultados y ahí nos encontramos declaraciones de Ricardo Ferretti desdeñando el torneo, de Chivas, de Necaxa y la mayoría de los clubes lo han hecho mandando a sus suplentes (incluso los del Ascenso).

Los torneos de Copa en el mundo tienen uno de los ingredientes más importantes para que sea negocio: la batalla del gigante contra el pequeño.

Guillermo Alonso Meneses, autor del libro En busca de la poesía del futbol, reflexiona que uno de los hechos que hacen el futbol poético es que nos crea ilusiones y los torneos coperos tienen esa característica.

Por ejemplo, en Inglaterra la FA Cup es el certamen con más respeto entre la sociedad británica, incluso más que la Premier League. En España hace una semana la ciudad de Villanovense estuvo un mes esperando la visita del FC Barcelona y el empate 0-0 fue como una gloria para un club que está en la tercera categoría del futbol profesional.

En México sólo Alebrijes ha sido capaz de retar a los gigantes de la Liga MX (Dorados se coronó en la primera edición) porque al tener más de una oportunidad de avanzar a los cuartos de final (son seis encuentros en la fase de grupos) los equipos más chicos limitan sus opciones. En cambio, a un partido directo todo puede pasar.

La Copa MX tiene potencial para ser rentable, capaz de generar expectación en la televisión, ser un certamen de identidad para la cultura del futbol nacional y no una carga, además de vivir la condición épica que encierra una batalla de David vs Goliat, un condimento que hace del futbol uno de los espectáculos más seguidos en el mundo.