En ansias de la transparencia el presidente de Estados Unidos, Barack Obama salió no a nivel nacional sino mundial para deleitarse con la muerte de Osama Bin Laden, ese temible terrorista de Al Qaeda que ellos mismos como imperio educaron, asistieron y enseñaron todas las triquiñuelas en la lucha contra los rusos en Afganistán.

En tiempos casi electoreros, porque allá también se juega a las victorias que visten, el primer presidente negro estadounidense va por la reelección y sabe que falsear información podría no perder credibilidad, sino el cargo, aquí en México no pasa nada, ya ven el nuestro Felipe Calderón dijo que nunca dijo guerra’’ aunque le repitieron varias veces su discurso.

El caso es que todos los datos que está haciendo públicos no sólo el Mandatario estadounidense sino todas las agencias de seguridad, Pentágono y muchos más, brindan transparencia al acto, aunque se diga que se quemó su cuerpo y arrojó al mar, como mandata la tradición musulmana y más aún los radicalistas de Al Qaeda.

Que no con esto va a desaparecer el terrorismo y fundamentalismo islamista claro está. Sino al contrario, habrá réplica de atentados que los agencias de seguridad e inteligencia europeas y gringas habrán de desplegar mecanismos de control desde ya, para evitar el nacimiento de otro lugarteniente’’ como le llaman aquí y tome las riendas de Al Qaeda.

Aquí fueron abatidos en Morelos, Arturo Beltrán Leyva "El Barbas'', capo del cártel de Sinaloa. Del que hubo mucha información porque algunos vivales se aprovecharon, pero hubo excesos de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR). De igual la caída de Ezequiel Cárdenas Guillén "Tony Tormenta'' fue difundida. Eso quedó claro.

La muerte a manos del Ejército de Ignacio Nacho Coronel, uno de los capos del póker de ases que tenía el cártel del Pacífico junto con Joaquín "El Chapo'' Guzmán, Ismael "El Mayo'' Zambada y Juan José Esparragoza Moreno "El Azul'', hubo dudas. Sólo una semifoto salió. Lo que confirmó fue la entrega del cuerpo a sus familiares y el sepelio.

Pero lo de Nazario Moreno González "El Chayo o El Más Loco'', sigue en duda. Porque lo dijo la Secretaría de Seguridad Pública (SSPF) en primera instancia. Claro que se les cree, pero quien los hizo ridiculizar fue precisamente otro capo disidente del cártel de Sinaloa, Edgar Valdez Villarreal "La Barbie'', quien se pitorreó de lo que decía en su momento Facundo Rosas de que fue capturado gracias a una gran labor de inteligencia’’. Cuando fue fortuito.

En el caso de "El Chayo'', en el mismo diciembre del 2010 cuando supuestamente fue abatido en un enfrentamiento en Michoacán, tuvo que salir Alejandro Poiré –que tampoco se le cree mucho- secretario técnico o vocero en Materia de Seguridad a decir que así era, que se tenían elementos de inteligencia’’ para sostenerlo, pero no hubo cuerpo, no imagen, no escenas del combate.

¿Entonces he ahí la gran duda? ¿Estará muerto? ¿Algunos entendidos dicen que se está riendo en Michoacán’’.

Esas son las diferencias como decían algunos animalitos en el programa de Plaza Sésamo’’, una cosa es diferente de las otras ¿O no?

COMMODATO

La pasarela de presidenciables para el 2012 del PAN del domingo, no estuvo buena, sino exuberante con Ernesto Cordero, Alonso Lujambio, Heriberto Félix y Javier Lozano, todos ellos del supergabinete, los legisladores Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel y el gobernador de Jalisco, Emilio González.

¡Qué frases! El PRI y el astroboy Enrique Peña Nieto fueron vapuleados, pero con eso: frases huecas, que ya no hacen mella en la población. El que lució fue el secretario de Hacienda, el primero panista, dijo y preguntó, afirmó o deslizó: los Gobiernos panistas aunque apenas llevan un sexenio y medio, o sea, 10 años han venido arreglar los desastres heredados del priísmo’’. Pero no dijo cuáles.