Desde hace décadas la economía conductual ha analizado las razones detrás de las decisiones subóptimas o irracionales de las personas, particularmente cuando es evidente que ciertas decisiones resultan benéficas, mientras otras generan un perjuicio evidente.

Existen estudios que analizan por qué no ahorramos y tenemos una propensión hacia la búsqueda de recompensas de corto plazo, en detrimento de nuestro futuro, al igual que por qué tomamos decisiones que no ponderan los riesgos y terminan por producir efectos negativos.

La pandemia, la forma en la que fue enfrentada y la forma en la que las personas abordaron los problemas y tomaron decisiones sobre la misma, permiten evidenciar estos fenómenos; si bien resulta poco claro cómo podemos crear condiciones para minimizar estos efectos negativos y sus consecuencias graves para la sociedad en su conjunto.

El fenómeno conocido como “Descuentos Hiperbólicos Intertemporales”, analiza por qué estimamos de manera incorrecta el peso de una decisión del presente en términos de su consecuencia en el futuro. Este modelo que se utiliza para explicar por qué no ahorramos; pero perfectamente sirve para explicar por qué las personas no toman decisiones adecuadas en términos de salud, en el presente, cuando consideran esas decisiones “costosas” o simplemente molestas, sin comprender el efecto que esa decisión en el presente tendrá como consecuencias negativas futuras.

Este fenómeno se vincula también con el hecho, conductualmente probado, que muestra que las personas presentamos problemas para estimar adecuadamente la probabilidad de ocurrencia de eventos. Así, a la fecha aún es frecuente escuchar a personas suponen que han sido una exageración las medidas relacionadas con la pandemia, porque piensan que la probabilidad de muerte es baja o por el contrario, sobre estiman la probabilidad de efectos secundarios de las vacunas.

Desafortunadamente, la forma en la que operan los medios digitales (particularmente las redes sociales) permiten que personas sin mínimo conocimiento sobre temas probabilísticos e incluso con una limitada comprensión de los fenómenos de salud, difundan opiniones que frecuentemente son tomadas como si tuvieran validez.

En este sentido, uno de los problemas derivados de la comunicación en redes sociales es precisamente la idea incorrecta de que las opiniones son democráticas y consecuentemente tienen la misma validez; sin reconocer que, tratándose de temas que requieren conocimiento técnico o especializado, existen opiniones basadas en hechos (que pueden ser corroborables o verificables, discutidos y analizados en función de los méritos de los propios datos) y existen ocurrencias.

De la misma manera difusión de información falsa, incorrecta, así como la gran aceptación que han tenido teorías de la conspiración (que pasan de lo increíble a lo francamente absurdo), muestran cómo los seres humanos, ante fenómenos complejos, preferimos la sobre simplificación de narrativas, aun cuando éstas resulten claramente irracionales.

A todo lo anterior se suma en el caso de México, la falta de una política de comunicación clara sobre la gravedad de la pandemia y sobre los temas fundamentales para su combate; más allá de las limitaciones mostradas además en términos de atención de salud y en el proceso de vacunación masiva a la población.

A casi dos años entre la pandemia, estas deficiencias en el análisis y comprensión de información, en la generalización de la aceptación de información absurda y coma más gravemente, en la toma de decisiones irracionales, es la que ha permitido continuar ampliando las oleadas de contagios y el fallecimiento innecesario de personas en todo el mundo.

raul@martinezsolares.com.mx

Raúl Martínez Solares

CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo

Economía Conductual

El autor es politólogo, mercadólogo, financiero, especialista en economía conductual y profesor de la Facultad de Economía de la UNAM. CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo.

Síguelo en Twitter: @martinezsolares

Lee más de este autor