El debate de hoy en Yucatán será la última confrontación cara a cara entre los candidatos a la Presidencia de la República, una en la cual habrán de mostrar el temple para enfrentar situaciones poco favorables.

Es cierto que hay un sector de la opinión que exige que el debate sea uno en el cual se contrasten ideas y proyectos. Un inalcanzable ideal, pues los debates, como todas las discusiones políticas, no apelan a la razón.

Decía un viejo consultor estadounidense que “la gente se entera de los asuntos políticos por los medios, muchas veces está cansada por la jornada laboral. Si uno quiere ganar su atención, hay que emocionarla”.

Nada más, pero nada menos.

Recuperar la movilidad social

Publicó El Colegio de México un estudio que compara índices de movilidad social entre algunas naciones y concluye que en nuestra República hay poca movilidad social, eso que algunos llaman “permeabilidad social”.

El estudio destila pesimismo, pues parece considerar que hay pocas posibilidades de tener una movilidad social que haga de la sociedad mexicana una sociedad de oportunidades para todos. El hecho es que fuimos una sociedad de oportunidades.

Y uno recuerda que fueron tiempos en que las élites no querían, como ahora, convencernos de que debemos avergonzarnos de lo que somos y cómo somos, quizá porque aquellas élites, las políticas y las económicas, surgían de las universidades públicas.

El 2 de julio y la reconstrucción

Hace poco en este espacio se comentó que, como decía Churchill, luego de una elección sólo hay un ganador, todos los demás son perdedores. En el caso de México habrá cuando menos dos coaliciones de partidos que serán perdedoras, sólo una ganará la Presidencia.

Como la derrota siempre ha sido huérfana, empezarán los ajustes de cuentas, los reclamos en los partidos que formaron parte de las coaliciones perdedoras y empezará una ruda disputa por encabezar la reconstrucción partidista.

De la derrota, muchos partidos suelen aprender lecciones que, con el tiempo, les permiten fortalecerse bajo nuevos liderazgos. El próximo 2 de julio empezarán los perdedores su reconstrucción y se iniciará un relevo generacional en la política.

NOTAS EN REMOLINO

Muy activo en la revisión de las tácticas para movilizar el voto y vigilar casillas anda Gonzalo López Beltrán, hijo del candidato presidencial de Morena, quien no ha querido confiar esa tarea a nadie. Mucho de lo ocurrido en el 2006 fue por dejar esa tarea en gente que defraudó su confianza... Aunque trinen los bleeding hearts, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, advierte que la comisión de la verdad propuesta para el caso Iguala no tiene sustento en la ley... Por cierto, en la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia se verá el amparo contra su detención que interpuso la esposa de José Luis Abarca, quien era alcalde en Iguala. El proyecto lo prepara el ministro José Ramón Cossío... Curioso, a diario hay más denuncias contra el gobierno de Estados Unidos por las condiciones en las que mantiene encarcelados a los hijos de los indocumentados detenidos, pero el alto comisionado de la ONU para Derechos Humanos no dice esta boca es mía. Quizá para no perder el dinero de Washington, sin el cual la ONU se queda en la ruina... ¿Los candidatos de Morena en la CDMX callarán ante la ofensiva de la CNTE contra los habitantes de esta capital de la República...?

JoséFonseca

Periodista Político

Café Político