En el marco del Foro Económico Mundial para América Latina, realizado en Río de Janeiro, Brasil, se presentó el panel Sembrando las semillas de la producción sostenible de alimentos . Ahí, se trataron las principales oportunidades y retos que enfrenta América Latina hacia la sostenibilidad alimentaria.

El tema es particularmente importante, considerando las expectativas de suficiencia alimentaria a largo plazo en las cuales para el 2050 la producción mundial de alimentos deberá incrementarse 80% para poder atender las necesidades alimenticias de toda la población.

También es relevante considerar la coyuntura actual de precios de los commodities, en la cual se ha alcanzado niveles más altos que los registrados durante la crisis económica del 2008.

Durante dicho panel, se identificaron las estrategias fundamentales para alcanzar un desarrollo competitivo en la región. De esta manera, algunos de los puntos más importantes identificados son:

• El mejoramiento de la infraestructura para optimizar la productividad agrícola. Por ejemplo, transportar soya en Brasil es cuatro veces más caro que en Estados Unidos. Es necesaria la inversión en la infraestructura carretera, ferroviaria y marítima. La participación del sector público y privado presenta una oportunidad importante para el desarrollo competitivo.

• Liberación comercial. Las tarifas, cuotas y, en general, las barreras comerciales impiden que países con excedentes de producción puedan colocarlos en el mercado internacional. Aun cuando estas políticas restrictivas puedan mitigar en el corto plazo los efectos de la volatilidad de precios, en el largo disminuyen la eficiencia de los mercados y contribuyen directamente a la inseguridad alimentaria. Así pues, el desarrollo sostenible requiere del libre comercio.

• Adopción de nuevas tecnologías. La participación multidisciplinaria es fundamental para el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan mayores rendimientos con menos recursos económicos y naturales. La participación de los productores, gobiernos locales, instituciones multilaterales y académicas ha dado resultados importantes en proyectos de innovación tecnológica en India, Perú y Mongolia.

Estas iniciativas proporcionarán una base en la cual la producción sostenible, competitiva y ambientalmente amigable de los alimentos en la región deberá estar basada.

La situación actual de los mercados internacionales puede generar oportunidades importantes para el desarrollo económico de América Latina.

La colaboración multilateral es una herramienta importante para alcanzar la seguridad alimentaria en un mundo cada vez más hambriento.

*José Renato Navarrete Pérez es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Consultoría. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]