La que concluyó fue una muy mala semana para los mercados de valores de alrededor del mundo.

En la ciudad de Nueva York, los principales índices bursátiles cayeron estrepitosamente.

El índice Industrial Dow Jones (DJI 30) se derrumbó 3,583.05 puntos, un impresionante 12.35 por ciento.

Lo mismo sucedió con el índice S&P 500. Su desplome de la semana fue de 383.53 puntos, un también impresionante 11.49 por ciento.

Y qué decir del índice Nasdaq. Durante la semana perdió 1,009.22 puntos, 10.54%, que también es impresionante.

Las caídas de la semana borraron todas las ganancias que los mercados habían registrado en lo que va del año y así, desde el 2 de enero pasado, el DJI 30 ha perdido 10.96%; el S&P 500, 8.56%, y el Nasdaq, 4.23 por ciento.

Trump ya no podrá presumir los avances que hasta antes de la semana pasada tuvieron los mercados bursátiles.

Y no sólo los tres principales índices neoyorquinos se desplomaron la semana pasada, la mayoría de los mercados bursátiles del mundo también cayó.

El IPC de la Bolsa Mexicana de Valores sufrió descalabros y si bien sus caídas no fueron de la magnitud experimentada por la mayoría de las bolsas estadounidenses, europeas y asiáticas, el IPC cayó 7.76% al perder un total de 3,487.23 puntos.

Así, en lo que va del año el principal indicador de la BMV ha perdido 6.94 por ciento.

Esto quiere decir que el presidente Andrés Manuel López Obrador tampoco podrá presumir la fortaleza del mercado accionario.

Y tampoco podrá presumir que el peso mexicano es una de “las monedas más fuertes” del mundo, porque éste también resultó duramente golpeado a causa de la incertidumbre económico-financiera que no sólo el coronavirus Covid-19 ha generado alrededor del planeta. La baja en los pronósticos del crecimiento del PIB nacional, el de China y el mundial, además del derrumbe en los precios del petróleo no le han caído nada bien a nuestra divisa.

El lunes 17 de febrero el precio FIX del dólar determinado por el Banco de México fue de 18.5715 pesos. El viernes pasado fue de 19.776, lo que representa una depreciación de 6.48% en tan sólo dos semanas. ¿Adiós, superpeso?

Mencioné líneas arriba el derrumbe del precio de la mezcla mexicana de petróleo, el cual desde el 27 de enero ha estado debajo de los 49 dólares que se tomaron en cuenta para la elaboración del Paquete Económico 2020 aprobado por el Congreso de la Unión. El viernes pasado cerró en 39.76 dólares. Después de haber iniciado la semana en los 46.41. Durante la semana cayó 6.65 dólares, o 14.32 por ciento. Hoy el precio es 18.85% inferior a los 49 dólares.

Por si todo lo anterior no fueran suficientes malas noticias, resulta que hasta ayer se habían confirmado cinco casos de personas infectadas por el Covid-19 en nuestro país, lo que generó un pánico irracional en incontables personas que, ignorando los consejos de las autoridades sanitarias, corrieron a comprar tantos cubrebocas que se agotaron las existencias en el comercio. No se los digan, pero a menos que sean mayores de 80 años, en nuestro país corren más riesgo de morir asesinadas que sucumbir ante este virus.

¡Ah! Olvidé anotar que el miércoles Banxico redujo su pronóstico del crecimiento del 2020 a un rango de entre 0.5 y 1.5% desde el previo de entre 0.8 y 1.8 por ciento.

Semana negra... Prevénganse...

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.