Rompe cualquier lógica pero así es. Para empezar los estadios carecen de la seguridad extrema que se ha dicho. Para muestra un punto. Se supone que los periodistas no les basta tener un gafete de acreditación para estar en los partidos, hace meses se debieron pedir boletos para estar en los partidos.

Hasta ahí todo bien. El problema es que muchos compañeros han logrado librar los cuatro cercos de seguridad en los estadios para estar dentro y ver los juegos sin tener boleto de medios.

Lo peor es que no tienen control de quien está en tal o cual tribuna.

Varios aficionados festejan que pese a tener boletos de categoría tres (hasta arriba de los estadios), se han logrado colar hasta la categoría uno, en la parte baja de los inmuebles.

Pero quizás lo más ilógico viene con las envases de las bebidas. Te venden cerveza con envase de vidrio y lo puedes pasar a las tribunas. Pero cuando compras un refresco o una botella de agua te quitan el tapón de plástico. Te dicen que no se los pueden dejar.

¿Por qué?, fue lo que cuestioné. Eso me dijeron y son órdenes . ¿Y las botellas de vidrio no son más peligrosas? Aquí es así . Terminé de pagar mis dos bebidas que pretendía llevarme a la casa rentada a Sudáfrica y sí me las lleve, ambas destapadas.