Ninguna de las empresas listadas posee un nivel de deuda que represente un riesgo en el corto plazo, la razón de Deuda Neta a EBITDA de la mayoría de ellas ronda las 2 veces, nivel adecuado dentro de la industria

Después de afectaciones en sus resultados debido a la emergencia sanitaria, el sector industrial mexicano registró un desempeño sólido para la segunda mitad del 2020, si bien, este ha sido heterogéneo entre emisoras debido a la resiliencia en sus diferentes modelos de negocio y a su exposición cambiaria y geográfica.

A la fecha, una mayoría de las compañías del sector reportaron resultados correspondientes al último trimestre de 2020, con lo que proveen de una herramienta de alto espectro para evaluar qué tan sólidas resultaron sus estrategias y qué esperar hacia el 2021.

Alfa, conglomerado que, en medio de las afectaciones provocadas por el coronavirus, decidió poner en marcha una estrategia de liberación de valor de sus negocios, registró resultados aún influenciados por la compleja coyuntura económica, si bien mejores a nuestros esperados.

Como conglomerado, sus ingresos al cuarto trimestre de 2020 fueron reducidos anualmente en 3.2%, mientras que su flujo operativo retrocedió en 13.1%, lo anterior respondió al aún deprimido canal de food service en Sigma (alimentos) y menores precios de materias primas en Alpek (petroquímica).

Alfa fue capaz de otorgar una guía de resultados para 2021 en donde todavía proyecta ligeros rezagos debido al fuerte golpe de la pandemia. Para 2021, el conglomerado estimó ingresos por 13,133 millones de dólares, un incremento de 6.5% respecto al 2020, el EBITDA sumaría 1,448 millones de dólares, una contracción de 5.7%, por su parte, se proyecta un importante incremento en CAPEX del 47 por ciento.

La emisora se encuentra en el proceso de desinversión de Axtel, estudiando las ofertas.Por su parte, en agosto de 2020 Alfa anunció la venta de todos los activos de Newpek en Texas.

Respecto a Nemak, empresa escindida de Alfa encargada de proveer soluciones para la industria automotriz, mostró en la segunda mitad del 2020, fortaleza y adaptación a los nuevos retos. Cabe destacar el volumen registrado al último trimestre del 2020, ya que disminuyó ligeramente en 0.9%, lo anterior resultó importante debido a que dicha variación implica un nivel prácticamente idéntico al registrado hace un año, es decir, nivel antes de la pandemia.

De igual modo, favorecida por el proceso de escisión que le ha provisto mayor independencia financiera, estableció un fuerte control de gastos, el cual ha beneficiado la generación de flujo para posicionarse, durante el 4T20, 12.8% por encima del mismo periodo del año pasado.

Aunado a lo anterior, las perspectivas para la industria automotriz resultan alentadoras gracias al exceso de liquidez mundial y al levantamiento de las restricciones de movilidad. Por ello, Nemak anunció su guía para 2021, en la que proyecta incrementos en ingresos y EBITDA de 14.2 y 27.7%, respectivamente.

Orbia, empresa que se compone de cinco importantes grupos de negocio: Vestolit (soluciones de polímeros), Netafim (irrigación), Dura-Line (comunicación de datos), Wavin  (construcción e infraestructura) y Koura (flúor) demostró resiliencia, respuestas ágiles y diversificación de productos.

Durante el último trimestre del 2020, el EBITDA de la compañía alcanzó 383 millones de dólares, un notable incremento anual de 30.3%, dicho cambio respondió, por un lado, a Vestolit que se vio beneficiado del incremento en los precios del PVC; mientras que Wavin aprovechó las favorables condiciones de mercado para implementar el lanzamiento de nuevos productos.

Debido a la fortaleza de los fundamentales de Orbia, su expectativa de crecimiento para el 2021 se posiciona en un intervalo de crecimiento en su Flujo de 4 y 7%, mientras que el CAPEX se posicionaría entre 350 y 400 millones de dólares.

Rotoplas presentó un balance mixto para el 2020 ya que, mientras sus ingresos han registrado fuertes incrementos como consecuencia de un cambio en los hábitos y tendencias de consumo que incrementaron la demanda de agua y fortalecieron su plataforma de e-commerce en Estados Unidos; una disminución en los ingresos de bebederos por una lenta ejecución de contratos ante el cierre de escuelas en México y el aplazamiento en el cierre de contratos de plantas de tratamiento han estrechado sus márgenes.

La emisora puso en marcha una estrategia llamada Flow, la cual busca el fortalecimiento de sus principales indicadores financieros mediante el incremento del ROIC por arriba del costo de capital. Dicha estrategia favoreció la dinámica del precio de sus títulos e impulsado su perspectiva de crecimiento en el corto plazo, el grupo estima un crecimiento en ingresos superior o igual al 10%, mientras que su margen EBITDA ajustado se posicionaría en o por encima de 19 por ciento.

Ninguna de las empresas listadas posee un nivel de deuda que represente un riesgo en el corto plazo, la razón de Deuda Neta a EBITDA de la mayoría de ellas ronda las 2 veces, nivel que consideramos adecuado dentro de la industria. Consideramos que la estructura financiera, diversificación de productos y de regiones, la dolarización en ingresos de algunas emisoras, las convierten en un interesante punto de inversión que no hay que descartar.