Ante la tristeza de los custodios y el desconsuelo de algunos internos con los que tuvo gestos económicos como pago de sus servicios y protección, dejó el Reclusorio Norte, el ex socio mayoritario de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, quien permaneció un poco más de dos meses en dicho penal.

Como ya se ha hecho costumbre con los delincuentes mexicanos de cuello blanco, la Procuraduría General de la República (PGR)–antiguamente– hoy en día la Fiscalía General de la República (FGR), da la noticia de que tiene una orden de aprehensión para don Fulano de Tal. La noticia tiene que darse con el tiempo suficiente para que don Fulano alcance a hacer maletas; deje cubierto el alto gasto familiar; haga reservaciones en hoteles cinco estrellas o rente un buen chalet, o tal vez, –¿por qué no?– mande poner en orden para ser habitada su propia casa, departamento, finca o castillo en el extranjero. En cuanto al transporte, deben tener si no su propio avión, cuando menos un amigo que le preste una aeronave. De no ser así, si don Fulano tiene que viajar en avión de línea, aunque lo hagan en primera clase, ¡qué naco!

Más o menos así, detalles más, detalles menos, debe haber sido la fuga de don Alonso Ancira, desde enero del 2017 hasta el 28 de mayo del 2019, fecha en la que fue capturado en España por la Interpol. “Interpol, hermana, ya eres mexicana”. (Cariñosa porra para la policía internacional que ha resuelto más casos de delincuentes mexicanos de cuello blanco y conciencia negra que ninguna otra del país o extranjera). En España permaneció detenido un mes. Mediante una fianza de un millón de euros pudo dejar la prisión preventiva y enfrentar el proceso de extradición en libertad. El 13 de noviembre del 2020 cuando la Audiencia Nacional de España giró una orden de aprehensión en su contra, se entregó, voluntariamente a la policía española en Mallorca. Su extradición a México se efectuó el 3 de febrero del año en curso.

En realidad, el caso Ancira Elizondo esta ligado al caso Lozoya Odebrecht, como la hiedra a la pared, el calor al fuego y Salgado Macedonio a la candidatura de Morena. Ancira fue acusado del delito de lavado de dinero –prescribe en tres años-, como resultado de los sobornos que pagó a Lozoya cuando era Director de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante la administración de Enrique Peña Nieto. Según la carpeta de investigación, Ancira retribuyó a Lozoya con sobornos por 3.4 millones de dólares para que la paraestatal le comprara en 275 millones de dólares, la empresa chatarra Agro Nitrogenados, una planta de fertilizantes que llevaba abandonada 14 años.

El pasado lunes se realizó una audiencia en la que Alfonso Ancira Elizondo y Petróleos Mexicanos firmaron un acuerdo mediante el cual el empresario se compromete a pagar 216 millones 664,040 dólares por reparación de daño en la compra venta irregular de la inservible planta de fertilizantes. Como el empresario alegó que de momento anda –como diría el clásico- sin cash porque en los últimos cuatro años no ha trabajado, el pago será cubierto en abonos desembolsados en dos años siete meses a partir del próximo 30 de noviembre. Con eso el juez José Artemio Zúñiga suspendió el proceso penal contra Ancira.

Le pregunto a un amigo que dice saber de las artes y mañas de la política: ¿Y qué con Lozoya? Espérate –me contesta- deja que estén más cercanas las elecciones. ¿Y Videgaray? Ese va a quedar como anillo al dedo para la revocación de mandato en el 2022. ¿Y Peña Nieto? Puede ser una buena carta para la reelección del 2024. ¿No crees?

Pandemia

Durante la pandemia me ha dado por comer sin tasa ni medida. Ahora, cuando me subo a la báscula me hago de la vista gorda.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor