La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, que hizo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), arrojó resultados espeluznantes, en medición a nivel nacional del gusto de servidores públicos por la corrupción, en sentido que las policías de cualquier nivel de gobierno, partidos políticos y Ministerios Públicos, son muy corruptos.

¿Será?

No creo que el resultado haya sido, por la explicación 72 horas después, que ofreció el Poder Judicial de la Federación (PJF), ante la acusación de la PGR, de que liberó un peligroso delincuente, ahora involucrado en el asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo del exgobernador de Coahuila, José Eduardo Moreira Rodríguez.

De las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila (PGJEC), surgió que Rubén Sifuentes Cadena El Shaggy’’, fue uno de los gatilleros de Los Zetas, que participaron en la celada, que llevó a la ejecución de José Eduardo, sobrino también del actual gobernador, Rubén Moreira Valdés.

El sábado pasado, en un desayuno amistoso con la abogada de la nación, Marisela Morales Ibáñez; Victoria Pacheco Jiménez, subprocuradora de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, acusó a Samuel Meraz Lares, juez Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales del estado de Jalisco, que liberó a Sifuentes Cadena.

Lo que no explicó la Subprocuradura, fue que el impartidor de justicia, otorgó beneficios de Ley a El Shaggy’’, porque simple y llanamente, la Procuraduría General de la República (PGR), desde julio del 2012 no probo los delitos’’ de narcomenudeo y portación de arma.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF), hizo pública en qué fundó y motivó su juez que fue puesto en entredicho por la PGR, al otorgar la libertad bajo reservas de Ley, esto independientemente sí El Shaggy’’ cumpliera o no, sus obligaciones.

Porque Sifuentes Cadena, lo detuvieron en julio elementos de la Décima Compañía de Infantería No Encuadrada del Ejército de Ciudad Acuña (Coahuila), en posesión de un ladrillo de yerba verde’’, con características de marihuana y cartuchos útiles, con que fundó la acusación el Agente del Ministerio Público Federal.

Bien. Resulta que a El Shaggy’’, le encontraron 890 gramos de marihuana y algunos cartuchos. Al fiscal de la PGR, se le ocurrió, acusar por narcomenudeo, cuando el ilícito se encuadra jurídicamente, cuando es superior a los 5 kilogramos y armas, no balas. Ambos, no son delitos graves’’, entonces el juez decidió así.

El resto, sería todo un cuento pues. Mejor lo dejamos ahí.

Al fin de cuentas, se echan la bola, uno la recibe y otro lo regresa.

¡Qué pena!

Pero lo más grave, es que no hay sanción para ninguna de las partes. Cuando los dos tienen mínimo 50% y 50% de responsabilidad, no solo castigo como servidores públicos, sino tendría que se penal.

Sera por eso, que la encuesta del INEGI, arroja que el 91.8% de la población mexicana, estima que la corrupción es una práctica: Muy Frecuente y Frecuente’’ en corporaciones policiacas, seguida de Partidos Políticos, de esa, ni nos ocupamos ¿cuando no lo ha sido? pero si vale la pena, el porcentaje es de 88.6 por ciento, en su calificación.

Y por último. El Agente del Ministerio Público (Federal) o (Local), quien es precisamente el que recibe la denuncia. Apunta primero las mentiras de policías’’, coludidos con ellos, para sacar una lana.

Y es ahí, donde vienen todos los problemas para el ciudadano o víctima, nunca para el victimario, debido a que ellos se van a repartir los recursos comprometidos por el delincuente.

COMMODATO

Qué bien que el presidente electo va a Europa. Que Enrique Peña Nieto El Astroboy’’, ofrezca trabajo a españoles y los salve. Eso sí es ofensivo. No todo es ganar, ganar’’.

Mejor debería hacer eso por los mexicanos, que él reconoce como jodidos.

A la mejor no conoce, los Astilleros de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), que no harían hoteles-flotantes’’ para pinchurrientos, sino Penthouses y muchas lanchas, barcos y hasta trasatlánticos.

Habría un chorro de empleos, para los mexicanos, no solo del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, más los que se desplacen. O a los que no encontraron chamba en el Sexenio del Empleo’’.

Lo digo con conocimiento de causa. La SEMAR, me permitió conocer qué es. Los titulares de esa institución, Marco Antonio Peyrot –con Vicente Fox- y Mariano Francisco Saynez Mendoza, que se va. Lo dijeron fuerte y claro. Aquí tenemos los hombres, herramientas y el lugar’’.

¿Para qué salvar Gallegos? ¡Carajo! ¡O acaso es chiste. Si siempre los usamos!