De acuerdo con información disponible de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), durante el primer trimestre del 2012, el acceso a los servicios financieros se incrementó.

Para medir el acceso a los servicios financieros, existen indicadores que son expresados por el número de sucursales en operación por cada 10,000 adultos, y el número de puntos de acceso. En este sentido, la variación fue positiva para todos los tipos de entidades y prestadores de servicios financieros (bancos, cooperativas, microfinancieras, corresponsales y cajeros automáticos).

Destaca el caso de los corresponsales bancarios que presentaron un incremento de 130.2% del 2011 al 2012 en cuanto a los puntos de acceso por cada 10,000 adultos se refiere; y de 76.4% en cuanto al número de puntos de acceso.

Por otro lado, las principales entidades federativas que presentaron los mayores crecimientos del 2011 al 2012 en puntos de acceso por cada 10,000 adultos por tipo de intermediario fueron, en banca comercial, Nayarit (14.3%), Veracruz (11.5%), Tabasco (9.4%), Oaxaca (8.7%) y Chiapas (8.5 por ciento).

En las cooperativas, sobresalieron: Guerrero (100%), Coahuila (64.7%), Estado de México (53.8%), Hidalgo, (23.7%) y Quintana Roo (23.1 por ciento). Respecto de las microfinancieras, destacaron entidades como: Nuevo León (88.5%), Durango (71.4%), Sinaloa (50.0%), Oaxaca (50.0%) y Veracruz (32.7 por ciento).

De esta forma, es destacable que entidades que presentan un mayor rezago social a nivel nacional (Oaxaca, Guerrero y Chiapas) muestran mayor avance en el 2012 en cuanto al acceso a servicios financieros.

Cabe mencionar que el acceso a este tipo de servicios permite mejorar las condiciones de vida de los habitantes, al movilizar recursos económicos, aspecto que se ve reflejado en mejores indicadores de bienestar y productividad, sobre todo, en zonas rurales.

La existencia de servicios financieros que garanticen el acceso al crédito también es un factor determinante que, sin duda, induce el fomento económico y la inversión en cualquier actividad productiva. Sin embargo, cuando el acceso al crédito es limitado, los inversionistas tienen dificultades para operar, así como para expandir su negocio, de ahí la importancia de fomentar la inclusión y educación financiera acompañada de sanas prácticas bancarias.?

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]