Desde que comenzó el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la relación con la Iniciativa Privada ha sido de un odio-amor que no se entiende. No se entiende y debe frenar, en pro de un país. ¿Por qué? porque el sector privado es quien realiza el 90% de la inversión que necesita México para crecer y generar empleos bien remunerados.

El gobierno federal sólo establece las condiciones para que ello suceda. Esa es la clave del éxito de cualquier país, no es cosa de encontrar el hilo negro.

Pero en este momento no sólo se tiene frenada la inversión nacional y se cae el empleo, sino que también la futura inversión extrajera, se encuentra en peligro de ser aplazada hasta 2024, en el mejor de los casos.

Y vaya que se necesita de por lo menos cuadruplicar la inversión gestionada en septiembre de este año, entre gobierno federal e Iniciativa Privada, si es que se quiere salir de la caída económica que para este año ya se prevé, por el sector empresarial, de 12.5 por ciento.

Hablamos de que por lo menos se necesita 900,000 millones de pesos para salir lo más librados de la crisis, se recupere más rápido el empleo y la economía,

dado que los pilares de la economía, petróleo, turismo y remesas no son lo que aparentan.

En petróleo, el precio y los movimientos que se hacen a nivel internacional juegan en contra pero, de manera interna, la realidad es que Pemex, al mando de Octavio Romero Oropeza está en quiebra y requiere de una reestructura a fondo, la cual no se prevé dado que el Gobierno por sí solo no podría hacer este movimiento, y hablar de iniciativa privada en el tema, simplemente no se ve por ningún lado en este periodo. Así que no se cuenta con este punto.

En materia de turismo, no parece haber sorpresas ni programas que den indicios que se recuperará a los niveles que traíamos en 2018, y ni qué hablar de inversiones adicionales. Incluso ya se habla que los dos programas que se plantea en esta materia como es el Tren Maya, que simplemente es tan inviable en su totalidad que podría conformarse un elefante blanco. Y programas de apoyo como se hace en otros países simplemente no se contemplan.

¿Y el de remesas? El tema es más delicado, pese a que las cifras son altas y se ha dicho que son la fortaleza, la realidad es que ya se habla de un problema muy serio, y sabemos que instituciones como la CNBV, que encabeza Juan Pablo Graf, está viendo el tema con mayor foco.

El Gobierno Federal no tiene la capacidad de realizar las inversiones que se requieren, y, de no establecerse mecanismos que manden certeza jurídica, ya hay quien habla que estaremos viendo desaparecer el grado de inversión. Lo que en definitiva sería la gota que derrame el vaso en materia económica de todos los mexicanos, dado que nos aseguran, muchas empresas extranjeras, no sólo americanas sino europeas, ya reducen en un 80% sus inversiones y se encuentran siendo analizadas para frenarse hasta 2024 dada la falta de estrategias que den certidumbre

EN LOS PASILLOS. Vaya cosas, resulta de Virgilio Andrade, emisario del pasado e itamita, es asesor de Diana Álvarez Maury, directora del Banco del Bienestar. No obstante, Virgilio Andrade, quien también fue director de Bansefi, tiene de operadora dentro de la misma institución a su ahijada, Daniela Peralta, quien es directora de la institución bancaria. Vaya que este instituto está lleno de sorpresas y nada se hace para arreglarlo.

 

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.