Revelador en muchos sentidos lo dicho por el subsecretario Hugo López-Gatell porque reafirmó que antes de que finalice diciembre podrían empezar a repartirse en México las primeras vacunas Covid19.

Por un lado, se evidenció que ya quedó al margen el conflicto con el canciller Marcelo Ebrard y que Salud ya tiene en sus manos el proceso. Y es lo adecuado, porque si bien las negociaciones fueron parte de las relaciones diplomáticas, el tema es ante todo de salud. Es a las autoridades de Salud a quienes les corresponde comandar la ruta segura de cualquier producto médico, y en este caso con mayor razón de la vacuna pandémica. Recordemos que el enfrentamiento fue inocultable cuando el canciller forzó el ingreso de la vacuna Cansino acordándolo directamente con José Novelo de Cofepris, pero tal parece que ello no volverá a suceder. En principio porque no se sabe si Novelo -quien anda de licencia médica- realmente regresará a Cofepris.

López-Gatell confirmó la noche del martes que lo más probable es que sea la vacuna de la alianza americana-alemana Pfizer y BioNTech la primera que se aplique en el país, refrendando lo dicho por Ebrard hace 5 días. La farmacéutica ha calculado traer 15 millones de vacunas a México.

Lo interesante es que será justo la vacuna más difícil de distribuir -pues requiere ultrarefrigeración por debajo de 60 grados- la que está viendo alinearse los planetas para ganar esta carrera contra el tiempo.

Si el subsecretario dice que ese punto de la ultracongelación se está resolviendo, debe entenderse que será la farmacéutica la que se encargará del reparto. Ello sería una gran noticia no sólo por la propia entrega de la vacuna Covid-19 que se dará en un contexto de emergencia, sino -aparte- generará un fabuloso precedente sobre la distribución de fármacos hacia adelante.

No olvidemos que la distribución de medicamentos ha sido todo un tema en esta administración a partir de que se decidió desde Presidencia de la República hacer a un lado a las distribuidoras especializadas, y a partir de ahí no ha podido detenerse el caótico abasto de insumos de salud en el sistema público.

En el camino viene también pronto la vacuna china Cansino -la cual fue ingresada a Cofepris de manera forzada en acuerdo con la Cancillería, y que fue lo que generó conflicto con el subsecretario de Salud. Ésta de Cansino ya está siendo probada en mexicanos en varios institutos de investigación, los científicos tendrán que descartar su riesgo de contagio de VIH como se publicó en The Lancet. La otra finalista, la de Moderna, no se aplicará en México.

Lo increíble es que la vacuna en la que México apostó con dinero en la mesa -bueno, específicamente lo puso el Instituto Carlos Slim- y garantizando empaquetado en México por el laboratorio Liomont de Alfredo Rimoch, es la que está atorada hoy por efectos adversos, cuando hace 2 meses era la que se veía con mayor optimismo; es la vacuna de los británicos AstraZeneca y Oxford University, que está tardando un poco más en demostrar su seguridad y eficacia.

La política nacional de vacunación contra SARS-CoV-2

Otro punto relevante mencionado por López-Gatell es el relativo al programa que marca el camino para la distribución y aplicación de esta vacuna pandémica, en una versión más acabada que la presentada en septiembre.

Se refirió al grupo asesor que lleva 3 meses trabajando, encabezado por la titular del Indre, Celia Alpuche -quien por cierto nos dicen está contagiada de Covid- y 20 especialistas en virologia, infectologia, vacunologia, sistema de salud, ética, derechos humanos, economia de la salud y epidemiologia, así como instituciones como INSP, UNAM, OPS y OMS.

La vacuna rusa

Y no olvidemos la SputnikV de Rusia. También está transitando su curso para aprobarse el protocolo de investigación y para ello se ha conformado un subcomité en Cofepris donde participarán, entre otros, López-Gatell, Gustavo Reyes Terán, de CCINSHAE y José Santos Preciado, del CSG. Sabemos que ya está prevista la sesion en línea con el Ministerio ruso de Salud y si se aprueba el protocolo, ya de ahí se dará luz verde para el inicio de pruebas en mexicanos.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor