Murió José Saramago.

Nos deja en la disyuntiva de sufrir la ceguera blanca, consecuencia de su partida

O abrir bien los ojos para ver lo que otros, no pueden.

Se fue a dormir bajo la flor y nos dejó desatados en lágrimas.

¿Voy o no voy? Y se fue.