Perdón, pero esto no es combate a la corrupción, dista mucho de ser combate a la impunidad y ni de lejos parece impartición de justicia, pero lo peor es que ni siquiera es un buen espectáculo. No es lo que nos vendieron. La producción es mala y el guión apesta:

Escena 1. Unos desconocidos cuentan pacas de billetes durante poco más cuatro minutos. Se les acusa de ser asistentes de panistas y de contar el pago que habría llegado a sus jefes a cambio de su voto.

Escena 2. Unos políticos que no conoce casi nadie intercambian paquetes. Hablan de dinero y de campañas. Se les acusa de sacar ese dinero de un gobierno estatal y de usarlo sin avisarle a la autoridad.

Piénsenlo bien. Nos tienen que estar explicando los videos: el primero se filtró del Caso Lozoya, pero no, no tiene qué ver con los miles de millones que Pemex gastó en fierros viejos sino con unos sobornos a legisladores, pero ellos no salen en el video, pero de seguro son los muy importantes, como Ricardo Anaya, por ejemplo. Ah. A ver ponlo otra vez a ver si sale algo de eso.

En el segundo caso nos tienen que contar que uno de los protagonistas es hermano del presidente, que el dinero era del gobierno de Chiapas porque ahí andaba y porque el otro protagonista era amigo del gobernador y ahora muy cercano a AMLO pero olvida eso, lo que importa es que es un delito porque no se reportó al INE. ¿Eso sale en el video? No, pero creemos. Uy, eso está lejos de ser espectáculo.

Ni Lozoya ha cumplido las expectativas de entretenimiento ni hemos visto que la investigación sobre la compra de Agronitrogenados prospere. No hay una investigación contra Ricardo Anaya ni Felipe Calderón tiene razones para fugarse ni parece que Lozoya haya dejado de gozar de impunidad y todo indica que Morena no será multado por no reportar dinerito que le entregaron para la noble causa.

Por eso el Presidente empuja. No para impartir justicia, sino para mantener el interés en el espectáculo y el que es contra los adversarios, obviamente. Levante la mano el que quiera que se enjuicie a un ex presidente. ¿Por qué motivos? Da igual, ¿quieres levantar la mano o no? Luego vemos los cargos o las pruebas o los videos y si la leña sirve para quemar o si sólo la prendemos, bailamos y la apagamos. Si esto no alcanza para entretener, suban la apuesta otra vez: metan al Papa, al comunismo y al centro del Evangelio a un video del Presidente.

El objetivo es entretener porque la realidad está dura y ay de aquél que hable de ella.

Y la lucha institucional, bajo ataque

Mientras los actores políticos se llenan la boca con los videos propios y ajenos, las instancias creadas para combatir la corrupción son cercadas para que mueran de susto o de inanición. En Jalisco, los diputados de Movimiento Ciudadano han arrancado una campaña de denuncias contra los integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, después de que éste evidenció un desaseadísimo proceso de nombramientos legislativos. El lodo contra David Gómez Álvarez, uno de los integrantes más visibles del CPC, ya salpica al gobernador Enrique Alfaro.

En el ámbito federal no cantan mal las rancheras: el Senado hace como que la virgen le habla y no nombra a dos de los cinco integrantes del CPC del Sistema Nacional Anticorrupción, lo que impide que este funcione. Mexicanos contra la Corrupción interpuso un amparo y consiguió una orden judicial. A ver si la senadora Mónica Fernández se pone las pilas. O Mario Delgado. 

Ivabelle Arroyo

Politóloga

La Sopa

Ivabelle Arroyo Ulloa es politóloga y analista, con 24 años de trayectoria periodística. Es jurado del Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter en México. Dirige una revista digital sobre política capitalina y escribe para medios jaliscienses.