El cálculo de la pensión en el esquema de cuentas individuales depende del saldo acumulado en cuenta individual. Éste, a su vez, de las aportaciones, las cuales necesitan, a su vez, del salario con el cual se cotiza. Por otro lado, los años de cotización también son importantes para la acumulación; mientras más años cotice un trabajador, será mayor el saldo que acumule en su cuenta individual, lo cual incrementa el monto de su pensión. Por lo anterior, la tasa de remplazo depende de las aportaciones realizadas en la vida laboral activa.

En México, como en otros países, muchas empresas recurren a la mala práctica de evasión fiscal para pagar menos impuestos, afectando de esta manera a los trabajadores. Declarar a los trabajadores un sueldo menor del que realmente ganan les afecta directamente a éstos, debido a que las cotizaciones a la seguridad social se realizan sobre el monto que declaran las empresas al instituto de seguridad social que les corresponde. Es por esta razón que los trabajadores no deben permitir que sus empleadores declaren un monto inferior al que realmente ganan, pues las aportaciones a la seguridad social serán menores para las tres partes: empleadores, empleados y gobierno.

Salario Base de Cotización y Sueldo Básico

El salario con el que cotizan los trabajadores es importante en la Seguridad Social, debido a que sobre ese monto se calculan las aportaciones que, de manera tripartita, realizan a la cuenta individual los propios trabajadores, los empleadores y el Estado.

En el caso del ISSSTE, las cuotas y aportaciones se efectúan sobre el Sueldo Básico, el cual está topado en 10 veces el salario mínimo. En el caso del IMSS, las aportaciones a la cuenta individual se estiman con base en el Salario Base de Cotización, estableciéndose como límite superior el equivalente a 25 veces el Salario Mínimo.

De los cotizantes al IMSS, 61% se concentra entre dos y tres SM, mientras que 55% de los cotizantes ISSSTE se concentra entre tres y cuatro SM. El salario con el que cotizan los trabajadores ISSSTE es ligeramente mayor, en promedio, que para los trabajadores afiliados al IMSS.

La edad de los trabajadores cotizantes

Por otra parte, la edad es importante puesto que de ésta depende el tiempo que cotiza a la Seguridad Social cada trabajador. Es decir, se estima la Densidad de Cotización, que es fundamental para estimar la acumulación del saldo en cuenta individual, que será usado para financiar la pensión; 71% de los trabajadores cotizantes al IMSS tiene entre 20 y 44 años. Por su parte, 70% de los trabajadores cotizantes al ISSSTE tiene entre 30 y 54 años. Es decir, los trabajadores en promedio son más jóvenes en el caso del IMSS.

En el caso del IMSS se puede observar que, en los últimos 20 años, ha cambiado la estructura por edades de los trabajadores. En 1997, 27% de los trabajadores tenía menos de 25 años, mientras que, en el 2017, ese grupo se reduce a 16%, es decir, las personas se integran al mercado laboral a edades más tardías que hace 20 años.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org.