Jorge Eduardo Costilla Sánchez Coss El Coss’’, llevaba nueve años disfrutando de ganancias del narcotráfico, como dirigente de una parte del Cártel del Golfo y encabezaba una férrea lucha contra sus antes aliados: el Cártel de Los Zetas, por territorios de Nuevo León y Tamaulipas, éste último, bastión de esa empresa criminal, forjada por Juan García Abrego La Muñeca’’ o El Coronel’’ en la década de los 80’s.

Dicen que los errores enseñan y así ocurrió con la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), quien había capturado a Costilla Sánchez desde las 18:15 horas del miércoles, pero ponderó la prudencia, antes de salir a echar campanas al vuelo e incurrir en descrédito, como ocurrió en junio pasado, cuando detuvo en Jalisco a Félix Beltrán León y señaló como Jesús Alfredo Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo’’ Guzmán.

El desaguisado se concretó. No era tal. Y ahora, cuando presenta a un supuesto capo de alto nivel de cárteles de la droga, prefiere decir: se presume o dice ser ’’. Que aplica desde la detención de Mario Cárdenas Guillén, consanguíneo de Osiel Cárdenas Guillén El Mata Amigos’’, capturado en el sexenio pasado y enviado en extradición a Estados Unidos.

Y de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén Tony Tormenta’’, abatido luego de una fuerte refriega contra infantes de Marina de elite en noviembre del 2010 en Matamoros, municipio, que dio origen a esa organización con El Padrino de Matamoros’’, Juan Nepomuceno Guerra desde los años 30’s, tío de todos ellos.

Sin hacer apología de la trayectoria de El Coss’’, La Sombra’’ o Doble X’’, se dijo, era el responsable de la violencia recurrente en Nuevo León y Tamaulipas, contra sus antes integrantes y cordón de seguridad de El Mata Amigos’’: Los Zetas.

Ahí quedó todo. Lo que destacó en su detención, fue que cinco sicarios, parte de su escolta personal, fueron descubiertos y le echaron la soga al cuello. Descubiertos por infantes de Marina, corrieron e ingresaron a un inmueble de la colonia Lomas de Rosales, en el municipio del Tampico hermoso, sin un solo tiro, los sometieron.

Ahora, se encuentra en manos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), para que sea el Agente del Ministerio Público Federal donde rinda declaración y procese posibles delitos, aunque existiera una recompensa por 30 millones de pesos en México y 5 millones de dólares de Estados Unidos, que seguro pedirá su extradición.

Que diferencia a la presentación el mismo miércoles, por la Policía Federal y el supuesto Jefe de la División Antidrogas, trazo un guión de un tal Ramiro Pozos González El Molca’’ que sabrá Dios, quien lo conozca, más que su familia y Ramón Pequeño García, ese funcionario, uso toda una historia de los Barones de la droga mexicanos, para justificar la digna captura del supuesto fundador de La Resistencia’’.

COMMODATO

Esperemos que la reunión entre el presidente saliente de Los Pinos, Felipe Calderón con el futuro huésped del recinto, el presidente electo Enrique Peña Nieto, para hablar sobre la inseguridad de México, no solo haya versado sobre logros, nada cuestionables y lo haya aconsejado, que no ponga al frente de la SSPF a un lacayo, que le genere un sinfín de problemas, incluso internacionales en casi seis años y no lo puede destituir, porque a lo mejor le conozca algo o sabe demasiado.