En los últimos dos años, el desempeño de los BRIC* ha sido desilusionante, particularmente Rusia, por sus débiles fundamentos, más allá de un enorme potencial.

Sin embargo, el actual escenario global ha mejorado sustantivamente, en términos de actividad económica e incertidumbre política. Lo anterior permitiría que las acciones rusas vuelvan al radar de los inversionistas, considerando que este mercado ofrece el mayor premio por riesgo del mundo.**

El ciclo global da claras señales de estabilización. El mediocre desempeño que presentarían las economías desarrolladas ya estaría incorporado en las expectativas y sería más que compensado por el dinamismo de las economías emergentes.

Más aún, los datos de empleo y vivienda en Estados Unidos continúan superando las expectativas, mientras que una serie de indicadores de confianza en la Zona Euro señalan que lo peor ya pasó. Por otro lado, China está con momentum, lo que es una buena noticia para el comercio internacional (particularmente dentro de Asia) y para los productos de materias primas.

La incertidumbre política ha disminuido significativamente. Finalizado el proceso de transición de liderazgo político en China, las autoridades se han reenfocado, anunciado una serie de medidas, principalmente en cuanto al mercado de capitales.

En la Zona Euro, y a pesar de sus diferencias, los líderes muestran un férreo compromiso a evitar un desenlace catastrófico, lo que ha reducido la presión sobre España e Italia. En Estados Unidos se evitó caer en el "abismo fiscal", en una negociación "civilizada", aunque aún está pendiente el tema del "techo de la deuda".

Los bancos centrales juraron un rol clave en los momentos de mayor incertidumbre, al inyectar liquidez "ilimitada" a través de sus políticas monetarias no convencionales y de su compromiso de mantener tasas de interés prácticamente en 0 en el corto/mediano plazo.

En definitiva, el sentimiento de mercado ha mejorado, operando en modo Risk On. Los flujos están volviendo a los activos de riesgo, particularmente a aquellos que se encuentran rezagados y con valorizaciones atractivas como Rusia.

BRINDIS CON VODKA DE 50°

El retorno potencial de las acciones rusas depende del grado de aversión al riesgo global, es un "beta play" puro, y dado el aumento en apetito por riesgo, Rusia vuelve al radar de los inversionistas.

Los inversionistas se desilusionaron con Rusia, prueba de ello es que sus acciones prácticamente no han registrado variación en los últimos 3 años, mientras que algunos mercados del sudeste asiático han subido más de 100% (Tailandia y Filipinas) y los andinos Perú y Colombia registran alzas en torno a 50%.

Debido a sus débiles fundamentos, Rusia históricamente ha transado con un premio respecto a mercados emergentes, premio que aumentó en los últimos 3 años. Las acciones rusas ofrecen el premio por riesgo más alto del mundo, transando a 5.6 veces Precio/Utilidad estimada a 12 meses, mientras que el promedio de mercados emergentes lo hace a 10.9 veces. En términos de Precio/Valor Libro, Rusia transa a 0.7 veces y mercados emergentes a 1.6 veces.

Rusia ofrece una tasa de dividendos de 3.8%, versus el 2.9% de mercados emergentes.

A nivel de recomendaciones bottom up, abundan las recomendaciones de compra para sus compañías más representativas.

BEBER VODKA EN EXCESO PUEDE SER DAÑINO

El alto premio por riesgo responde a las serias deficiencias estructurales de sus economía, con excesiva dependencia en commodities y un ineficiente marco regulatorio, que ahuyenta la inversión y se refleja en una serie de rankings internacionales de institucionalidad, donde Rusia ubica lugares de retaguardia y en definitiva, hacen a la economía víctima de capitales "golondrina".

AMENAZA Y OPORTUNIDAD

La popularidad interna de Putin ha caído y hoy enfrenta un importante reto: la revolución del shale gas/oil. Si no se implementan las reformas necesarias para atraer inversión y adaptarse a los cambios que vienen, Rusia podría perder su gran ventaja competitiva: ser dominador en la industria de hidrocarburos. Si Rusia se hacer cargo del reto se podría producir una oportunidad interesante, que inyectaría una dinamismo impensado en la economía y en el mercado.

El premio por riesgo y el rezado del mercado ofrece un atractivo punto de entrada para inversionistas de alta tolerancia al riesgo, bajo un escenario de apetito por riesgo. Sin embargo, recomendamos cautela, evitando una sobreexposición a este mercado.

* Acrónimo acuñado por Goldman Sachs para referirse a las economías emergentes de mayor potencial: Brasil, Rusia, India y China.

** Considerando aquellos mercados que componen los índices MSCI para mercados desarrollados y emergentes.

[email protected]