Cada año, el World Economic Forum (WEF) invita a 50 jóvenes líderes de todo el mundo (miembros de la comunidad Global Shapers) a participar en su reunión anual en Davos. Este año tendré el honor de asistir representando a México como uno de los seis jóvenes seleccionados en América Latina dentro del grupo Davos 50.

El tema de la reunión anual 2016 es la Cuarta Revolución Industrial. Cada vez que el mundo ha sido testigo de una revolución industrial, los cambios han sido radicales (la primera en 1784, con el vapor y la producción mecánica; la segunda, en 1870, con la división de trabajo, electricidad y producción en serie, y la tercera en 1969, con las computadoras, la electrónica y el Internet). Esta vez no será la excepción.

El profesor Klaus Schwab, fundador del WEF, ha dicho que, de los retos tan diversos y fascinantes que enfrentamos hoy en día, el más intenso e importante es cómo entendemos y utilizamos la nueva revolución tecnológica que está llevando a una transformación completa del planeta y la humanidad. Por su capacidad de cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos; por su escala y complejidad, estamos en la antesala de la Cuarta Revolución Industrial.

Apenas empezamos a asimilar la velocidad y tamaño de esta revolución que, como describe el profesor Schwab, ya genera posibilidades ilimitadas a miles y millones de personas que hoy están conectadas a través de un dispositivo móvil, dando origen a un poder de procesamiento sin precedente, a una enorme capacidad de almacenamiento de información y de acceso al conocimiento.

Esta era incierta está siendo marcada por las tecnologías emergentes que abarcan un enorme espectro de lo que ya conocemos y lo que estamos por descubrir, como la inteligencia artificial, la robótica, los vehículos autónomos, las impresoras 3D y todo lo que tocan la biotecnología, nanotecnología y las múltiples formas de energía. Aunque muchas de estas innovaciones están en una etapa de infancia, ya están redefiniendo la forma como entendemos la realidad.

En los próximos días habrá avances muy importantes en la discusión y el debate que generan todos los temas vinculados a esta Cuarta Revolución Industrial. Valdrá la pena detenernos un momento para entender y empezar a asimilar el cambio de época que nos toca vivir. Habrá muchas oportunidades para quienes estemos dispuestos a dar y recibir lo mejor de esta nueva revolución.

Twitter: @armando_regil