Definitivamente, el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) no vive su mejor época. La falta de consensos en un tema tan relevante como es la venta de comida en escuelas primarias ha evidenciado una fuerte división al interior de esa agrupación que integra a 45 empresas, incluidas las principales de alimentos y bebidas, productos para el hogar y tabaco, así como textileras.

El que ConMéxico, con Jaime Zabludovsky, haya dejado plantadas a las secretarías de Salud y de Economía el pasado jueves en la reunión donde continuarían las negociaciones en torno del tema de comida en escuelas, sólo abre interrogantes y hace pensar si es de verdad un organismo interlocutor para las autoridades en el tema.

Y es que las posiciones de los integrantes de ConMéxico están de verdad polarizadas.

Hay las que están abiertas a participar y colaborar en todo tal como se comprometieron desde enero pasado cuando firmaron el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria: Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad convocado por el presidente Felipe Calderón. Y hay las que de plano se niegan a moverse un ápice. Es el caso de Pepsico, cuya posición es, de plano, dejar las cosas tal como están, y así lo hace ver en su posicionamiento ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer).

Mauricio Hernández, subsecretario de Prevención en Salud, dice que como autoridad han ido entendiendo y aceptando varios planteamientos de ConMéxico como agrupar la leche dentro de bebidas, perfilar mejor las concentraciones de grasas, algunos aspectos de empaques, etcétera. Incluso por atención a la industria accedieron a no incluir listas de productos porque no se estaba abarcando todo.

O sea, que habían ido avanzando, pero ahora con la plantada, pues se acabó la negociación, y lo que queda es esperar a este viernes para que Cofemer, después de analizar todas las posiciones en pro y en contra, dé una resolución balanceada, que no debe ser tarea fácil. Lo que quedó claro es que en la negociación había compromisos fuertes que ConMéxico no pudo cumplir. Pero también que el gobierno no puede dar marcha atrás en este proceso. Están encarrerados . Son tres secretarías trabajando conjuntamente en la lucha antiobesidad: Salud, con José Ángel Córdova; de Economía, con Gerardo Ruíz Mateos, y la Sagarpa –a cargo de Francisco Mayorga- que está empujando cadenas de abasto entre agroindustrias para promover alimentos nutritivos hacia las escuelas.

Lo que no entienden las autoridades de Salud es cómo Pepsico en otros mercados como EU, Francia o Canadá sí acepta sin problema las regulaciones para venta escolar y aquí en México descalifican cualquier esfuerzo en el mismo sentido. Y no es por el golpe económico, pues el segmento de venta en escuelas alcanza quizá unos 400 millones de pesos (se dice que representa apenas 1% del mercado alimenticio).

Lo que más le preocupa a las industrias en desacuerdo es la protección e imagen de sus marcas que sin duda tienen fuerza en nuestro país. El hecho, dicen, de que entre los niños –los consumidores del futuro- se forme una idea negativa de que cierto refresco, galleta o golosina hace daño, cuando se trata simplemente de vivir en equilibrio.

Philips, feliz por Ángeles

La inauguración del hospital 23 del Grupo Ángeles en Xalapa, un mes después de inaugurar el 22 en Tampico hace feliz al corporativo de Olegario Vázquez Aldir, pues no hay quien lo pare en su ritmo de crecimiento. Pero también a todas las empresas que participan en la proveeduría de sus nosocomios. Es el caso de Philips cuya área de Health Care, que lleva Enrique Carballido en México, fue la elegida para proporcionar 100% de los equipos de diagnóstico por imagen, cuidado cardíaco y monitoreo de signos vitales del Ángeles Xalapa. Y algo interesante es que con este hospital, Grupo Ángeles vislumbra también la opción de ser apoyo mediante la subrogación para instituciones públicas como IMSS, ISSSTE o el gobierno estatal que no cuentan con opciones de diagnóstico de última generación.

Chalev a Novartis

La salida de Vivian Chalev de la farmacéutica tapatía Pisa, para irse a la suiza Novartis es significativa, porque era una de las fuertes cabildeadoras en favor de genéricos en Anafam, y ahora pasa al lado de los innovadores.

El jueves, Bruce Hayes, director global adjunto de Salud en Edelman, presentará su Barómetro de Compromiso con la Salud aplicado en Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, México, Reino Unido y Estados Unidos: www.edelman.com/healthengagement