Alfonso Romo es el embajador del gobierno de Andrés Manuel López Obrador frente a la Iniciativa Privada (IP).

Es el interlocutor frente a las empresas internacionales y ante los poderosos grupos cupulares de todo el país.

Y respecto del propio gobierno, Romo es un coordinador interinstitucional que buscará armonizar los esfuerzos de ambos bandos para impulsar el crecimiento económico y perfilarla para que alcance una tasa de 4 por ciento.

En el centro del modelo económico está una nueva política industrial que contará “con dientes” para fortalecer a todas las cadenas productivas del país.

La idea es empoderar al aparato productivo nacional sin romper los acuerdos comerciales que México tiene vigentes.

El instrumento que encabeza, el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, a través de un comité ejecutivo y comités específicos para cada sector, buscará lograr un objetivo central: aumentar el nivel de integración nacional en todas las cadenas productivas.

Es parte del Plan Nacional Económico que parte del reconocimiento de que para repartir riqueza primero hay que generarla.

Un ejemplo concreto es el de la producción de pantallas de TV plasma. México es el mayor exportador de estos productos. Sin embargo el nivel de integración nacional apenas es de 3 por ciento.

Romo y su equipo realizaron una matriz para determinar el nivel de Inversión Extranjera Directa respecto del de integración nacional en los sectores involucrados.

A partir de ese diagnóstico se partirá para impulsar el crecimiento del monto total de las IED que hoy suman alrededor de 25,000 millones de dólares a alrededor de 30,000 millones de dólares. Romo es un empresario y como tal mantiene un pensamiento pragmático.

Puede decirse que representa el ala moderada del nuevo gobierno.

Y desde esa perspectiva está tratando de poner en “blanco y negro” las fotografías que tiene el presidente de la República respecto de varios sectores fundamentales como el energético, en particular en materia de petróleo y electricidad.

Está consciente de que el impulso al crecimiento económico depende mucho de los factores externos, pero está convencido de que México genera mucho apetito entre los inversionistas y que la base ortodoxa de no más deuda, no más impuestos y mucha austeridad y lucha contra la corrupción, derivarán en un ambiente de negocios propicio.

La buena noticia, desde su punto de vista, es que ahora el gobierno mexicano, a través del Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico cuenta con un instrumento para incidir en la tasa de crecimiento. Al tiempo.

CRE: historia de estoicismo

Vaya historia la que protagonizó involuntaria y estoicamente Guillermo García Alcocer, el comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía.

Al final, puede afirmarse que su irrefutable honestidad lo mantiene y lo mantuvo incólume frente al embate presidencial que, en el momento más crítico lo sometió al escrutinio del poderoso brazo fiscalizador del Estado: la Secretaría de Hacienda, vía la Unidad de Inteligencia Financiera, y la Secretaría de la Función Pública.

Independientemente de que las severas acusaciones que realizaron tales dependencias en contra del funcionario, y de algunos de sus familiares,  por conflicto de interés y hasta lavado de dinero, continuarán su curso de investigación, lo cierto es que ayer pareció el principio del fin de ésta que podía haber sido la más cruda historia de abuso de poder del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

García Alcocer fue recibido ayer por el Presidente de la República, quien no sólo le concedió un espacio de 45 minutos, sino que incluso le dio un trato cordial y amable.

El presidente de la República le aseguró al comisionado presidente del órgano regulador que su gobierno no tiene la intención de perseguirlo políticamente y le garantizó que se procederá conforme a derecho, sin arbitrariedad, sin autoritarismo y ante las autoridades competentes.

Además le pidió al propio funcionario compartir ese mensaje con su familia.

García Alcocer pudo decirle al jefe del Ejecutivo que son falsas las acusaciones que le hacen algunos miembros de su gabinete y que las investigaciones que realizan arrojarán lo que él mismo expuso en su declaración de interés y demostrará que su trayectoria como servidor público a lo largo de 24 años ha estado basada en los principios de honestidad y excelencia.

Ojalá que la investigación en curso realmente se realice sin el uso político de las instituciones y que al final, con la misma fuerza y resonancia en que se hicieron las escandalosas acusaciones, de ser desacreditadas, se difunda, con la misma fuerza y resonancia, la información que permita resarcir el daño a la imagen que ha tenido el presidente comisionado de la CRE.

Guillermo García Alcocer ha dado muestra de compromiso con el mandato institucional de luchar por la autonomía del órgano regulador que encabeza, pero sobre todo ha demostrado tener la honestidad y el valor para enfrentar la circunstancia adversa que genera su claro posicionamiento institucional.

Ojalá que el presidente López Obrador mantenga abierto el canal de comunicación que ofreció tener con el regulador y escuche la voz de la experiencia y conocimiento, del estoico regulador.

ATISBOS

RELEVO.- Ayer se realizó el relevo en la dirigencia de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam). Durante la sesión de asamblea general ordinaria fue electa la actuaria Cecilia Bravo Lamiq, del laboratorio Psicofarma, como presidenta del consejo directivo, para el periodo 2019/2020. Guillermo Funes, del laboratorio Silanes, fue seleccionado como primer vicepresidente y Miguel Lombera del laboratorio Pharmaservice, como segundo vicepresidente.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.