El aluvión legislativo que inició ayer y termina el próximo sábado 30 dejará más pasivos que provechos, en gran medida porque las dos cámaras que integran el Congreso Federal funcionan desproporcionadamente.

En el Senado de la República -por citar dos de los casos más relevantes- fueron aprobados el nuevo conjunto de normas que da paso a una ley anticorrupción y la reforma a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información. Su validación, por parte de la llamada Cámara Baja, no ocurrirá en las próximas 72 horas porque los integrantes de las comisiones de Justicia, Gobernación y la Función Pública no tuvieron tiempo de procesarlas.

En materia de transparencia nos quedan a deber , expresó al borde del desencanto la comisionada presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), Jacqueline Peschard, quien en la víspera había remitido un atento pero enérgico exhorto a los diputados federales para que completaran la reforma a la ley y que brindaran nuevos alcances al derecho de acceso a la información y un marco jurídico adecuado al derecho de protección de datos personales en posesión de dependencias y entidades públicas. Algo de frustración, sin duda, pero también de impotencia reflejaba ayer la también exconsejera electoral. Y es que detrás del retraso de las comisiones dictaminadoras hay resistencias. ¿De quiénes? De ciertos sectores del gobierno y legisladores, particularmente del PRI , definió.

El acceso a la información y la rendición de cuentas, por supuesto, pero también la transparencia en la función pública son indispensables dentro de la normalidad democrática. Además, son un mandato constitucional: la reforma al Artículo 6 constitucional del 20 de julio del 2007 otorgó un plazo de un año a todas las legislaturas del país para reformar y adecuar las leyes de acceso a la información a los nuevos principios y bases constitucionales.

En ese sentido, la Comisionada Presidenta del IFAI está en lo correcto al sentenciar que el legislador tiene un pendiente con la sociedad en materia de transparencia, pues no ha definido a la legislación secundaria correspondiente.

Mientras los legisladores han dejado para mejor ocasión abordar asuntos tan trascendentes, sigue acumulándose evidencia de la inacción de las autoridades. Vía electrónica circula una generosa y enigmática oferta. Por tiempo limitado, un genio informático desde el cono sur ofrece importantes bases de datos mexicanas .

Son únicas en el mercado. Están todas actualizadas a finales del 2010; quien las posea podrá utilizarlas para realizar exclusivas acciones de publicidad y marketing, teniendo una considerable ventaja sobre su competencia y garantizándose excelentes resultados , sostiene el vendedor.

Su catálogo no tiene parangón: los 618,000 titulares mexicanos de tarjetas expedidas por American Express; los 200,000 cuentahabientes de HSBC en nuestro país; los 3 millones de abonados en Bancomer... Todos, con nombre y apellidos de los beneficiarios, su dirección -calle, colonia, ciudad, estado y código postal-, su teléfono, ingresos mensuales y Registro Federal de Causantes.

Hay otras bases de datos: de los inscritos en las afores, de los clientes de Telmex, Infinitum, Nextel y Axtel. Y, por supuesto, el padrón del IFE, seccionado por estados y la lista de derechohabientes afiliados al IMSS... en el Estado de México.

Lo sorprendente de esta oferta es que las autoridades federales hayan sido omisas en el castigo a estos mercaderes de los datos personales.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿EN CAMPAÑA? Cuesta 27.95 dólares, está escrito en inglés y lo edita Random House; tiene 320 páginas y un título sugerente: Mañana, forever? El más reciente libro del excanciller Jorge G. Castañeda analiza las paradojas desconcertantes de los mexicanos del siglo XXI. ¿Por qué son tan exitosos en los deportes individuales, pero deficientes si se trata de hacer equipo? ¿Por qué les disgusta vivir en edificios altos? ¿Por qué gustan de verse a ellos mismos como víctimas, pero también son proclives al síndrome de Estocolmo? ¿Y por qué, a pesar de que tradicionalmente el pueblo mexicano esquiva los conflictos, hay mucha violencia en un país donde muchos líderes han sido asesinados? Dentro de un mes iniciará una gira de presentaciones que lo llevará a las principales ciudades de Estados Unidos con presencia latina, entre ellas -con fechas confirmadas- Nueva York, Washington DC, Coral Gables, San Francisco, San Diego, Los Ángeles y Dallas.

KO A LA PAROTA. Antes de que iniciara el feriado de Semana Santa, los magistrados del 41 Distrito del Tribunal Unitario Agrario, con sede en Acapulco, notificaron la sentencia dictada dentro del juicio 360/2010, con la que quedó anuló la asamblea realizada el pasado 28 de abril del 2010 en la comunidad de La Concepción, dentro de los bienes comunales de Cacahuatepec, con la que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretendía dar inicio al proyecto hidroeléctrico La Parota. La resolución deja sin efectos jurídicos todos los convenios, acuerdos o actos jurídicos que como consecuencia de la misma se hayan suscrito. Así, ni la CFE ni el gobierno federal cuentan con autorización alguna para construir la presa La Parota en los terrenos comunales de Cacahuatepec, lo que implica un impedimento legal y material para llevar a cabo licitación alguna u ocupación de las tierras para éste, uno de los principales proyectos del sexenio.