Vallejo en buena medida cuenta la historia de la industria nacional. Surge como parte de una política de industrialización del gobierno mexicano, en acuerdo con el sector privado. Se logró construir un espacio para la actividad industrial que acompañara la modernización del país y el crecimiento de la ciudad. La apertura comercial, sin políticas de apoyo para mantener la industria, ocasionó un declive en la zona. Para algunos, lo que se debería hacer con Vallejo es transformarlo en un complejo habitacional y de oficinas; para otros se tendría que buscar un modelo para transformar los espacios en vivienda y comercios, algo que, por cierto, sería viable en colonias como Atlampa y Santa María Insurgentes, en la alcaldía Cuauhtémoc.

En realidad, Vallejo tuvo un repunte importante. El empleo que ahí se genera creció alrededor de 150% en los últimos 20 años. Las instalaciones industriales de las empresas de consumo crecieron, se abrieron proyectos industriales en materia de medicamento y reciclaje, además de centros de distribución y oficinas corporativas. La idea es mantener esa zona industrial y de servicios corporativos, promover procesos de innovación y producción de mayor contenido tecnológico, potenciar la enorme ventaja logística de la zona, generar empleo e incentivar la economía circular de la ciudad. Ésa es la vocación de Vallejo y tenemos un plan para aprovecharla.

Gracias al apoyo del gobierno de la ciudad, el plan para revitalizar Vallejo comienza a concretarse. En el corto plazo se realizarán inversiones públicas por más de 700 millones de pesos. Alrededor de 250 millones de pesos (mdp) se invierten en mejoras: en vialidades, iluminación, fibra óptica y red de agua y drenaje. Si la gran ventaja de Vallejo es la logística, entonces lo que se requiere es garantizar la infraestructura mínima necesaria para que ésta se desarrolle. Cerca de 400 mdp serán destinados a una nueva planta de procesamiento de residuos, que ayudará a resolver el problema de la basura y a generar una industria. Un conjunto de empresas se ha mostrado interesado en sumarse al proyecto. Alrededor de 120 mdp se destinarán a un centro de innovación para albergar un centro de datos y capacitación en logística. Al menos un par de empresas se ha comprometido para mover a Vallejo sus centros de innovación, para aprovechar sus ventajas en términos de capital humano. A la inversión pública en infraestructura básica se le suma la inversión de empresas de la zona que también contribuyen para mejorar las condiciones de este proyecto integral, el cual promete ser una de las zonas industriales más vanguardistas.

Además, se elabora una propuesta de nuevo plan parcial para Vallejo. La idea es desalentar los usos de bodega y alentar los industriales, los de servicios corporativos, los de investigación y los de distribución de productos. Se propondrá una área para el comercio de mayoreo y medio mayoreo y la alternativa de desarrollo de vivienda. La idea es usar el suelo como herramienta de desarrollo económico. Eso es lo que queremos para Vallejo.

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.