El virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, repitió —durante su campaña electoral— infinidad de ocasiones que revisaría los contratos tanto de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) como de las rondas petroleras, mediante las cuales se han realizado numerosas adjudicaciones a empresas internacionales y nacionales.

A partir del domingo 1 de julio en el que se conoció su triunfo, ha sido evidente que López Obrador busca avanzar lo más rápido posible para cumplir sus promesas e incluso ya comenzó a esbozar algunos de sus proyectos.

Sin embargo, a la fecha no ha tomado ninguna acción —tal vez porque espera el protocolo de su designación formal como presidente electo de México— para revisar los contratos del NAIM y de las licitaciones petroleras.

De hecho, el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Juan Carlos Zepeda, envió una carta al candidato triunfador para reunirse y enterarle de los procesos licitatorios, tanto como de las propuestas de desarrollo y seguridad energética que tiene el organismo, en su calidad de asesor del gobierno mexicano.

Hasta ahora, el órgano regulador no ha recibido respuesta del equipo del próximo presidente de la República.

Lo cierto es que los protocolos y formalismos no han sido tomados en cuenta a 100 por ciento.

Por ejemplo, la reunión del presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador habría tenido que ser una vez que fuera designado.

Otro ejemplo, en la reunión con los empresarios del CCE, se tomó el acuerdo para apoyar a los jóvenes.

Pero volviendo al tema de la revisión de los contratos, desde siempre, cualquier persona ha podido y puede enterarse y conocer a profundidad los procesos licitatorios del NAIM y de la CNH.

Es cuestión de ¡consultarlos en internet!

En ambos casos existen sendos sitios de internet en los que están digitalizados todos los pasos que se han dado, desde la convocatoria hasta la asignación de los contratos e incluso los libros blancos.

Llama la atención que para este par de asuntos que tuvieron especial relevancia mediática y política en la contienda electoral, no se observe la misma inquietud y celeridad, para revisar los contratos y de una buena vez eliminar o ratificar las sospechas de irregularidades.

Las declaraciones del propio López Obrador y de algunos de sus más cercanos colaboradores dejan ver que la intención de revisar los contratos busca posibles irregularidades o prácticas de corrupción.

La intención final no sería revertir o eliminar los contratos como parte de una decisión del nuevo gobierno de echar atrás la reforma energética, sino de evitar y en su caso sancionar posibles actos de corrupción.

En el caso del NAIM, aunque todavía no se define si se continuará o no con la construcción o qué decisión se tomará, también es importante avanzar en la revisión de los contratos para dilucidar si se hicieron de manera transparente o no.

Por lo pronto, en el caso de los contratos petroleros, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía, que encabeza Pedro Joaquín Coldwell, la cifra de inversiones comprometidas hasta ahora ronda los 160,000 millones de dólares.

Según el presidente de la CNH, ese organismo ha adjudicado un total de 107 contratos.

La principal variable para determinar la adjudicación fue la rentabilidad que aportarán al Estado mexicano que en promedio será de 70 por ciento.

Este porcentaje compara favorablemente con los contratos adjudicados en Estados Unidos y Brasil, los dos países con los que más compite México por la inversión petrolera.

En el caso de los contratos del NAIM, son un total de 421 por un monto de 149,200 millones de pesos; 87% adjudicado en 167 licitaciones públicas y 0.5% en adjudicaciones directas. En total, participaron 1,881 empresas, 90% mexicanas.

Valdría la pena que se acelere la revisión de los contratos para que se elimine cualquier duda y al mismo tiempo la incertidumbre que genera entre inversionistas nacionales e internacionales. Al tiempo.

ATISBOS

MÁS MIEL. Llamó la atención el video que difundieron varios de los más importantes y poderosos empresarios de México, en el que manifiestan su apoyo al virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Alejandro Ramírez, Eduardo Tricio, José Antonio Fernández, Daniel Servitje, quienes se pronunciaron abiertamente en contra del populismo y se enfrentaron directamente con el entonces candidato, ahora lo apoyan abiertamente y se pronuncian por el diálogo. Hay quienes dicen que pasaron del odio al amor. La pregunta que salta: ¿es necesaria tanta miel?

CALIFICACIÓN. HR Ratings subió la calificación como administrador de activos a la firma financiera Adamantine —una importante sofom regulada—, que preside Antonio Dávila Barberena, a “HR AE2”, por el fortalecimiento de su estructura organizacional, su gobierno corporativo, el robustecimiento de sus herramientas tecnológicas y de su auditoría interna, entre otros factores.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.