Protagonista de una transición progresiva , el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, ha optado por la responsabilidad, no por el desquite.

La crisis financiera heredada por Juan Sabines no es una dificultad -de acuerdo con sus definiciones- sino una motivación transformadora para sacar adelante a Chiapas. Y también, una oportunidad para encabezar un gobierno austero.

A 45 días de iniciado su sexenio, Velasco Coello goza del bono democrático, producto de su contundente victoria en las urnas. Desde el último trimestre del año pasado, sin embargo, importantes sectores de la sociedad chiapaneca han alzado su voz para expresar su rechazo a la deuda pública contratada por Juan Sabines Guerrero, pero sobre todo para repudiar el enriquecimiento de personajes cercanos al exgobernador saliente.

El contraste entre el nuevo Mandatario de Chiapas y su antecesor es alto. Los estilos de ambos son diametralmente distintos. Sabines Guerrero -dicharachero y bohemio- ejerció el poder de manera absolutista y ante cualquier indicio de rebeldía, aplicó medidas contundentes, incluso al encarcelamiento de periodistas disidentes, funcionarios que se inconformaron con sus decisiones y políticos que se opusieron a sus designios o que no se plegaron a sus dictados.

En cambio, fue displicente con el gasto ostentoso de sus funcionarios, el engrosamiento desmedido e irresponsable de la burocracia estatal, el endeudamiento galopante de las administraciones municipales y las constantes acusaciones sobre la corrupción de empleados estatales y municipales.

Y no sólo eso, sino que vulneró los principios de independencia respecto de los otros poderes de la entidad, de los partidos políticos y de los organismos autónomos , como el Consejo Estatal de Derechos Humanos, el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana, el Instituto de Acceso a la Información Pública de la Administración Pública del Estado, donde colocó a incondicionales. 

La lideresa perredista Alejandra Soriano, quien actualmente funge como diputada local, se ha erigido como una de las voceras más visibles de las corrientes que exigen a Velasco Coello que castigue a su antecesor, demandando auditorías y cárcel para los responsables del grave endeudamiento en que se encuentra el estado. Siguiendo su ejemplo, diversos dirigentes sociales que hasta hace poco se habían pronunciado en favor del gobernante en turno y líderes de organizaciones campesinas y magisteriales también denuncian que el perjuicio económico es responsabilidad del exgobernador y sus funcionarios.

La inconformidad contra las autoridades chiapanecas se ha materializado en el movimiento en contra del pago de la Tenencia vehicular -eliminada en el último año de la administración de Sabines- que desde hace dos semanas tomó las calles, con una participación cada vez más nutrida de la sociedad civil. Las protestas han estado encabezadas por Francisco Rojas y Victoria Rincón, dos exalcaldes de Tuxtla Gutiérrez, emanados del PAN.

No es el propósito de mi gobierno recargar las obligaciones de la ciudadanía, tampoco hacer que la gente pague lo que no dispuso , explicó Velasco Coello, ante el alza impositiva, se trata de corregir un faltante, cuyo sustituto nunca se previó ni se buscó. Fue una medida circunstancial, sin proyección a mediano y largo plazo .

En el arranque de su sexenio, Velasco Coello trata de restañar el diálogo con las fuerzas políticas y tender puentes a los actores perseguidos en el anterior sexenio. Y en un gesto por demás elocuente, llamó a Manuel Sobrino Durán para hacerse cargo de la Secretaría del Trabajo; a Bayardo Robles Riqué, al que envió a la Secretaría de Infraestructura, y a Carlos Morales Vázquez, quien asumió la Secretaría del Medio Ambiente.

Esa triada de políticos chiapanecos había buscado la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez... sin el permiso del anterior gobernador, quien no conforme con cerrarles el paso, trató de encarcelarlos para evitar que fueran nominados por alguna formación política.

El nuevo Gobernador de Chiapas, ante los ánimos crispados, ha optado por la restauración de la política como elemento de unidad y reconciliación. Y ante la demanda ciudadana para castigar a Sabines Guerrero, ha optado por dejar el asunto en manos de la Auditoría Superior de la Federación.

EFECTOS SECUNDARIOS 

EN RESISTENCIA. La primera fase de las protestas que promueven las organizaciones magisteriales que obedecen a Elba Esther Gordillo está en marcha. El cúmulo de trámites judiciales que los agremiados del SNTE terminarán de presentar hoy en los juzgados correspondientes, contra la reforma laboral está apuntalado por piquetes de los maestros del bloque democrático. En Chiapas hubo bloqueos en carreteras que afectaron a Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de Las Casas, Palenque y Ocozocoautla. Y en Oaxaca, integrantes de la Sección 22 rebasaron la línea elbista -que propuso jornadas informativas para visibilizar las demandas magisteriales a diputados, líderes de opinión y sectores sociales sensibles a su causa-. Los maestros de la CNTE bloquearon los accesos a la sede del Poder Legislativo e instalaron un campamento, por tiempo indefinido para exigir a los 42 diputados locales no avalar la reforma educativa que impulsa el gobierno federal.