En la primera entrega de esta contribución, mencioné los resultados de FIRA en la región Noroeste del país; ahora destacaré los retos para este 2017, en donde será prioritario profundizar en la atención de un mayor número de acreditados. La meta para este año es lograr atender a 51,706 acreditados, representando un crecimiento superior a 20% con respecto a los atendidos con financiamiento durante el 2016

Una característica del sector agroalimentario en la región noroeste del país es el alto grado de organización que se presenta en las diferentes redes de valor, reflejado en la existencia de asociaciones de agricultores, asociaciones ganaderas locales y regionales, módulos de riego, sociedades cooperativas, cajas de ahorro, entre otras entidades que facilitan el desarrollo de proyectos de interés común para sus asociados, a la vez que hacen posible masificar el crédito para la producción de alimentos, en particular el destinado a los pequeños agricultores, ganaderos y pescadores.

Por otra parte, el programa de financiamiento a la inversión fija, como una forma de capitalizar a las empresas a través del refaccionario de largo plazo, es de 10,220 millones de pesos; está orientado a fortalecer los programas para desarrollar proveedores de la industria de carne de cerdo, así como el financiamiento a la agroindustria de este importante sector generador de divisas, particularmente en el estado de Sonora.

Otras áreas en las que es relevante el apoyo financiero son la ampliación de infraestructura para almacenamiento de granos, modernización y rehabilitación de infraestructura hidroagrícola para un uso eficiente del agua de riego, la ampliación de las áreas productoras de frutales, crecimiento de superficie de agricultura protegida para la producción de hortalizas, entre otros proyectos relevantes.

Un indicador que muestra la participación de FIRA, como parte de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, está en el desarrollo regional en cuanto al otorgamiento de financiamiento en municipios considerados en la Cruzada Nacional contra el Hambre y que comprende 37 municipios en la región, 17 en el estado de Sonora, 10 en Sinaloa, cinco en Baja California y otros cinco en Baja California Sur.

El financiamiento programado para operar durante el presente año en estos municipios es de 30,994 millones de pesos.

El crédito promueve la inversión, el desarrollo de la actividad económica y el empleo, factores que impulsan el desarrollo social en las entidades del noroeste de México.

En suma, el programa financiero contempla colocar créditos por 36,000 millones de pesos de saldos de cartera en apoyo a las diferentes negocios del sector agroalimentario, rural y pesquero, a través de la banca y otros intermediarios financieros no bancarios, principalmente sofomes, en apoyo al desarrollo de proyectos que impulsen la producción de granos, hortalizas, frutales, ganadería, acuacultura y pesca, así como el financiamiento a la pequeña empresa que desarrolla actividad económica en poblaciones rurales, definidas como aquellas que tienen una población menor a 50,000 habitantes.

Es prioridad para FIRA impulsar la inversión privada a través del financiamiento y en lo posible complementar los recursos con apoyos del gobierno federal en proyectos estratégicos que mejoren la eficiencia en el uso del agua, promuevan la reconversión de cultivos hacia opciones de mayor rentabilidad, permitan agregar valor a la producción primaria, reduzcan la volatilidad en el precio de los alimentos, entre otros, contribuyendo a alcanzar un mejor grado de desarrollo de las empresas agroalimentarias.

*José Antonio García Vigil es director regional del Noroeste en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]