En la región noroeste de México, en los estados de Sinaloa, Sonora, Baja California y Baja California Sur, se observó un crecimiento del financiamiento al sector agroalimentario durante el 2016, alcanzándose una cartera de crédito otorgada por la banca con recursos de FIRA, entidad integrante de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, por 33,212 millones de pesos, principalmente en apoyo a empresas relacionadas con la producción de maíz, carnes de cerdo y de bovino, trigo y tomate

De este volumen de crédito 63% se aplicó en apoyo la producción primaria, 16% en la comercialización, 9% en empresas agroindustriales y 12% en otros servicios relacionados con estos sectores.

Una estrategia prioritaria para FIRA es apoyar a las empresas de menor tamaño o con menores necesidades de crédito, en las cuales se colocó una cartera de 11,932 millones de pesos, destinados a proyectos que permiten atender un alto número de pequeños productores que participan como proveedores de empresas agroindustriales y comercializadoras y hacen posible consolidar proyectos regionales que agregan valor a la producción primaria; otros proyectos prioritarios son los que financian la modernización de la infraestructura y equipos de riego agrícola a través de los organismos que administran el agua, en particular módulos y distritos de riego.

Por otra parte, se prioriza el apoyo a proyectos de inversión en activos como nuevas construcciones, maquinaria y equipo, que contribuyen a capitalizar las empresas del sector agroalimentario y son financiadas con créditos de largo plazo, canalizando un monto de 9,072 millones de pesos de crédito a estas inversiones. En lo que se refiere a número de acreditados apoyados durante el 2016, se mostró un crecimiento de 8% respecto al año anterior, pasando de 38,793 a 41,826 clientes de la banca y otros intermediarios, principalmente sofomes, que recibieron financiamiento con recursos de FIRA.

Los retos para el presente año consisten en reforzar las acciones que atienden las prioridades y objetivos del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, enfocando los esfuerzos en tres estrategias fundamentales: una mayor atención a las empresas medianas y pequeñas que participan en los sectores agroalimentario y rural, reflejada en un crecimiento en la cartera de crédito; atender un mayor número de acreditados que participan con sus empresas en estos sectores, y promover el financiamiento a las inversiones fijas como mecanismo para apoyar la capitalización de las empresas.

La expectativa de colocación de cartera de crédito otorgado a pequeñas y medianas empresas es de 14,000 millones de pesos, preferentemente en proyectos relacionados con esquema de vinculación de empresas proveedoras de materia prima en la producción de granos como maíz, trigo, ganado porcino y bovino productor de carne, con empresas agroindustriales, con el propósito de fortalecer integralmente las diferentes cadenas de valor en la producción de alimentos.

De igual manera, un gran número de empresas en diferentes redes de valor son atendidas en lo individual a través de esquemas especializados de financiamiento a las agropymes, implementados por la banca comercial.

Mañana continuaré destacando los retos y oportunidades que tiene FIRA en los agronegocios en el noreste de México.

*José Antonio García Vigil es Director Regional del Noroeste en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jgarciav@fira.gob.mx