La región sur de México es muy diversa en cuanto al tipo de climas, desde fríos y templados hasta tropicales, desde los litorales hasta las regiones boscosas. En estas regiones se atienden tantos sistemas productivos extensivos de regiones con baja productividad como empresas con altos estándares tecnológicos y regiones con una elevada vocación productiva

La Dirección Regional del Sur de FIRA, institución que forma parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, tiene a su cargo ocho entidades federativas: Ciudad de México, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Estado de México y Morelos.

Ante la diversidad de dichas entidades, permite el desarrollo de redes agroalimentarias múltiples y con diferentes retos, como la caña de azúcar que se concentra en los estados de Veracruz, Puebla, Morelos y Oaxaca.

La producción de carne de res, cerdo y pollo se desarrolla en Veracruz, Puebla, Estado de México, incluso en Guerrero y Oaxaca. La producción de leche también es importante y está presente principalmente en Estado de México y Puebla; Veracruz aporta parte de la producción, principalmente por la ganadería de doble propósito.

La gran variación de condiciones climatológicas ofrece sin duda la posibilidad de diversificar la producción y aprovechar éstas para mantener altos niveles de producción. Así se explica la producción de caña, cítricos, café, carne de Veracruz, la franja productiva de caña de Morelos-Puebla, con tres de los mejores ingenios del país en términos de productividad y calidad de la caña: Atencingo, Casasano y Emiliano Zapata.

En Veracruz la producción de forrajes es el principal sustento de la ganadería, el reto sigue siendo incrementar su calidad e implementar sistemas de alimentación que ayuden a mitigar los efectos de los periodos de sequía; por ejemplo, con la elaboración de silos así como sistemas de pastoreo intensivo que amplíen los periodos de disponibilidad de forraje.

En cuanto a la disponibilidad de agua, existen amplias zonas de temporales buenos, así como las de riego. En este tema se tienen tres retos principales: ampliar las zonas de riego, hacer un uso adecuado del agua y de la energía y, por último, utilizar los sistemas de fertirrigación para mejorar la productividad, en donde quizás éste sea el principal reto en la materia.

Respecto a la producción de café y cítricos, uno de los retos importantes es la renovación de los materiales, requerida para rejuvenecer las huertas y utilizar materiales más resistentes, productivos y con las calidades que requiere el mercado.

En cuanto al café, el ataque de la roya sigue avanzando y las medidas de manejo no son suficientes; en coparticipación con la Sagarpa y las empresas industriales, se hacen esfuerzos para contar con la planta suficiente, ofrecer esquemas de financiamiento adecuados y complementarlos con apoyos específicos para la producción de planta, renovación y el acompañamiento técnico.

En la segunda parte de este artículo se revisarán más aspectos del gran potencial que se presenta en esta región sur del país.

*Genaro Chávez Rubio y Roberto González Ordóñez son Director Regional en el Sur y Especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios en el Sur de FIRA, respectivamente. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA

[email protected]

[email protected]