Nuestra obligación como instituto es ofrecer a los trabajadores opciones para que resuelvan su necesidad de vivienda.

En materia de crédito, el 2012 será el mejor año en la historia del Infonavit como resultado de la estrategia de diversificación de productos de financiamiento.

Infonavit es una institución en plena marcha que seguirá entregando buenas cuentas a los trabajadores y a sus órganos de gobierno.

Nuestra obligación como instituto es ofrecer a los trabajadores opciones para que resuelvan su necesidad de vivienda, ya sea comprando una casa nueva o usada, ampliando o remodelando el inmueble que actualmente habitan o liquidando una hipoteca previamente contraída con una entidad financiera.

En materia de crédito, el 2012 será el mejor año en la historia del Infonavit como resultado de la estrategia de diversificación de productos de financiamiento.

Si bien en el mes de noviembre alcanzamos la proyección inicial de 490,000 préstamos autorizada por la Asamblea General, el Instituto ha seguido honrando todas las solicitudes de crédito y estimamos concluir el ejercicio con una cifra cercana a los 550,000 préstamos formalizados.

La entrega del saldo acumulado en la subcuenta de vivienda a los trabajadores pensionados ha significado un enorme reto que el Instituto ha sabido afrontar.

De los poco más de 900,000 pensionados que se beneficiarán de la reforma a la Ley del Infonavit, hemos reintegrado su ahorro a más de medio millón.

El próximo mes de enero, tal y como establecen los lineamientos emitidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, concluiremos con la devolución de su ahorro a pensionados con saldos iguales o inferiores a 10,000 pesos, a través de pago automático.

La última transferencia automática beneficiará a cerca de 96,000 trabajadores que se pensionaron bajo la Ley del Seguro Social de 1973.

Asimismo, en enero, el Instituto arrancará el pago a los pensionados con saldos mayores a 10,000 pesos, proceso que concluiremos en el mes de junio del 2013.

En unos días, se presentará para la aprobación de la Asamblea General el programa de trabajo para los próximos años y que contempla cuatro líneas estratégicas.

El Instituto debe reforzar la estrategia de calidad de vida que inició en el 2007, dando especial énfasis al tema de desarrollo urbano.

Se debe profundizar además la atención a los derechohabientes del Instituto y el segundo crédito debe ser sólo el inicio de una serie de acciones; paralelamente, se debe reforzar la estrategia de información y educación para asegurar compradores mejor informados y más conscientes de su poder de compra.

Se deberá analizar la conveniencia de atender a otros segmentos de la población y que hoy están fuera del mandato del Infonavit, al tiempo de permitir al Instituto la emisión de bonos cubiertos en los mercados internacionales, como un mecanismo para atraer recursos al sector vivienda.

En los últimos 12 años, he tenido el enorme privilegio de dirigir a una de las instituciones más nobles del Estado mexicano y un pilar del sistema de seguridad social de este país; fui testigo de una profunda transformación que le permitió alcanzar niveles de eficiencia mayores a los de cualquier empresa privada, sin olvidar su sentido social.

Estoy convencido de que a futuro seguirá brindando grandes frutos a los trabajadores de México; las bases están dadas y la maquinaria está en marcha.

*Director General del Infonavit.

@vmborras / www.bajounmismotecho.mx