Aunque todos los candidatos dicen padecer insomnio por “el cáncer de la corrupción”, es un hecho que no se ha consolidado, ni siquiera integrado plenamente, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), porque los partidos privilegiaron sus intereses electoreros.

A juzgar por las narrativas de campaña y los bandazos de los candidatos sobre el tema, puede augurarse que, gane quien gane la Presidencia, nada asegura que haya continuidad en lo logrado por el Sistema Nacional Anticorrupción.

Entre los integrantes del órgano ciudadano que rige al SNA, hay preocupación porque, gane quien gane, se retome la añeja costumbre de querer reinventar todo cada sexenio.

Elecciones y observadores electorales

Uno debe entender que las nuevas generaciones y las legiones de mexicanas y mexicanos entre los 18 y los 32 años se pueden dejar deslumbrar por los “descubrimientos” noticiosos de algunos.

Está, por ejemplo, la noticia tan bien recibida por quienes han sido bombardeados por las leyendas de los fraudes electorales desde hace más de 12 años de que en las elecciones del 2018 habrá observadores internacionales.

Alguien debiera contarles que hace más de 20 años que son invitadas a México diversas agrupaciones internacionales para observar nuestras elecciones. Y, sólo para aclarar, sus gastos los pagamos los contribuyentes mexicanos.

La memoria institucional sí importa

Nadie, tristemente, se ocupa de preservar la memoria institucional en cada cambio de gobierno y muchas veces se dañan los intereses del Estado mexicano y de la nación, por ese descuido tan común.

Un ejemplo es lo ocurrido en 1995 en Fonatur. Jacques Rogozinski, en un largo pleito con una empresa francesa, logró recuperar para México un patrimonio que los galos intentaron apropiarse en Loreto. Al cambio de gobierno, se despidió al personal de confianza y, a poco, volvió a perderse la demanda por falta de continuidad.

Por eso, las transiciones de gobierno debieran hacerse bajo ciertas reglas que, por simple responsabilidad, no lleguen a barrer con todo el personal de confianza y al hacerlo pierdan la valiosa memoria institucional.

NOTAS EN REMOLINO

Si, como dicen, se gastó demás para difundir la reforma educativa y, aun así, tantos y tantas creen, junto con Morena, que sólo fue una reforma laboral, ¿cómo estaría el conocimiento de tal reforma si no se hubiera difundido profusamente?... Por si alguien se interesa, el secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, informó que la base de Santa Lucía es de vital importancia para la Fuerza Aérea Mexicana. Un dato cultural importante... Por cierto, no sabemos si el profesor Rafael Ochoa, representante de la profesora Elba Esther Gordillo, es quien ha convencido al candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de que hay que reabrir la normal de “el mexe”, pues era todo menos centro de estudio... El consejero electoral Benito Nacif logró que los representantes de los partidos firmaran de una buena vez el pacto de civilidad que tanto urge... En realidad, la violencia política, bien analizados los diagnósticos no oficiales, los de México Evalúa y de otras ONG, revela el tardío descubrimiento de que el federalismo se desordenó por la transición... Uno esperaría que, por los recientes incidentes que tanto dinero les costaron, los bancos, especialmente los más grandes, acepten nuevas reglas que les impongan las autoridades, para proteger el patrimonio de accionistas y clientes... Eso de la rebelión en Arquidiócesis de México es sólo “wishful thinking” de los fundamentalistas laicos...

José Fonseca

Periodista Político

Café Político