A pesar de los desafíos actuales por la lucha contra la pandemia del coronavirus y las perspectivas de contracción económica, el sector inmobiliario industrial en el noreste del país ha resentido poco el contagio y continúa activo, sobre todo el enfocado al segmento de logística y distribución.

Juzgue usted que la actividad industrial en Monterrey en el segundo trimestre registró poco más de 55,000 metros cuadrados de espacio comercializado Clase A; la tasa de vacancia registró un 6.6%, siendo superior a lo registrado en el mismo periodo de hace un año que fue de 7.3 por ciento.

Armando de la Fuente, director para la zona noreste de Newmark Knight Frank (NKF) asegura que pese a las restricciones por la situación por la que atraviesa el mundo, los proyectos y transacciones que estaban en etapas preliminares a finales del 2019 y primer trimestre del presente año, han seguido su curso, con un poco de cautela.

En el caso de la ciudad de Monterrey, indicó que el mercado industrial y de oficinas se adaptarán a las nuevas tendencias y el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC) solidificará la confianza y certidumbre de la inversión extranjera y atraerá nuevos capitales relacionados con el nearshoring, logrando afianzar las cadenas de suministro del continente.

Aunque Grupo Lala presentó un reporte débil, fue mejor al estimado por el mercado. En este segundo trimestre del año su flujo operativo (EBITDA) cayó 8.2%, llegando a 2,028 millones de pesos, en comparación con el mismo lapso del 2019, debido a la presión en los costos de insumos en dólares y a la reducción del rendimiento operativo en México y en Brasil.

La utilidad neta trimestral disminuyó 22.0%, a 418 millones de pesos, debido a un menor resultado operativo en México y Brasil.

Sin embargo, las ventas de la emisora terminaron los últimos tres meses con un alza de  6.2%, para alcanzar 20,048 millones de pesos, impulsado por los fuertes volúmenes registrados en México, Brasil y Centroamérica por el aumento del consumo en casa.

Arquímedes Celis, director general de Grupo Lala, manifestó que en este momento de pandemia, Lala ha mostrado adaptabilidad, ante una fuerte demanda de productos, en particular de alimentos básicos de alta calidad.

La que podría tomar represalias contra los fabricantes de teléfonos inteligentes Nokia y Ericsson es el gobierno chino, en caso de que la Unión Europea vete a Huawei Technologies de las redes 5G, esto de acuerdo con fuentes del Wall Street Journal.

Desde finales del 2019, Londres ordenó que los operadores de telecomunicaciones no compren componentes Huawei, y recientemente anunció que se retire toda la red para 2027 los equipos existentes fabricados por la empresa.

La sueca Ericsson y la finlandesa Nokia están entre los beneficiarios más inmediatos de la campaña encabezada por Estados Unidos contra Huawei. Ante ello, el Ministerio de Comercio de China está revisando controles de exportación que impedirían que las dos firmas europeas envíen productos.

La que salió de compras es el gigante de telecomunicaciones América Móvil. Anda interesado en comprar el negocio móvil de la compañía telefónica de Brasil, Grupo Oi.

La compañía del empresario Carlos Slim, informó que su subsidiaria brasileña Claro emitió la oferta vinculante junto con Telefónica Brasil y TIM para adquirir el negocio móvil propiedad del Grupo Oi.

La operación está valuada en 2,800 millones de dólares y comprende 33,946 millones de UGIs (Unidades Generadoras de Ingreso), de los cuales el 71.2% son de prepago y el 28.8% restante de postpago.

La noticia le dio un impulso a la negociación de sus acciones en la Bolsa mexicana, donde ganaron 3% en la sesión del lunes, a 14.78 pesos por unidad.