Fueron muchas las voces que reprobaron la decisión de la Secretaría de Hacienda, de Ernesto Cordero, y del Banco de México, que gobierna Agustín Carstens, de aplicar una estrategia de mayor acumulación de reservas internacionales y renovar las líneas de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Hasta antes del estallido de la crisis de nerviosismo de los últimos días, en Hacienda y el Banco de México tenían la intención de acumular alrededor de 130,000 millones de dólares.

Ahora que los capitales se están retrayendo, tal vez no se pueda alcanzar ese nivel, pero las reservas ya superan los 90,000 millones de dólares.

Con el estallido de la crisis griega y el potencial contagio a Portugal y España, los mercados han registrado severas repercusiones.

Y lo peor es que se está cumpliendo el escenario que venían anticipando los responsables de la política fiscal y monetaria de México: el tsunami de capitales.

Con la creciente aversión al riesgo, los capitales de manera inmediata están realizando el fligth to quality, como le dicen en inglés al vuelo de las divisas hacia los mercados refugio.

La marea de capitales que venían recibiendo las economías emergentes, entre ellas la mexicana, comienza a retraerse, con todas sus consecuencias en materia de depreciación del tipo de cambio del peso frente al dólar en el caso de México.

Es la segunda vez en muy corto tiempo, en el que los críticos tienen que tragarse sus propias palabras.

La primera vez fue cuando azuzaban al gobierno a incurrir en un mayor déficit fiscal; a gastar más, presuntamente para salir más rápido de la crisis.El gobierno mexicano no los atendió y los hechos han demostrado que quienes siguieron el camino del gasto desproporcionado se equivocaron. Ahora, nadie se retracta ni reconoce sus equivocaciones.Así de grande es la mezquindad.

Ahora, sin duda, no habrá recursos que alcancen, si la crisis fiscal de los países desarrollados alcanza profundidades superlativas.

Si los programas de rescate internacional no se realizan con oportunidad y eficiencia, será difícil que México y muchos otros países salgan bien librados.

Por lo pronto, habrá que ver cómo resiste México el vuelo de los capitales golondrinos. Al tiempo.

Wal-Mart de México, 100% energía renovable

Dentro de un lustro, 50% de la energía que consume actualmente la poderosa cadena de autoservicio Wal-Mart de México, encabezada por Scot Rank, será renovable y en una década, es decir para el año 2025, 100% de la energía que utiliza será renovable.

A partir de hoy, 348 de las tiendas de autoservicio Wal-Mart de México ubicadas en el DF, Estado de México y Morelos serán alimentados por energía limpia generada por el viento, proveniente del Parque Eólico Oaxaca I La Mata-La Ventosa, ubicado en el estado de Oaxaca.

Hoy se hará público el anuncio en un evento al que asistirán la secretaria de Energía, Georgina Kessel, el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Alfredo Elías Ayub, el presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Francisco Xavier Salazar, y el director de Eléctrica del Valle de México, Thomas Müeller, además del propio Scot Rank. Este parque es uno de los proyectos que permitirán a Wal-Mart de México y Centroamérica, llegar al objetivo de abastecer a 100% de sus tiendas con energía renovable en un plazo de 15 años.

Actinver coloca 15% en la BMV

Actinver colocará hoy en el mercado bursátil 15% de esa empresa. El precio de la acción será de 10.75. La colocación la venía preparando desde hace tiempo y le toca en suerte realizarla en medio de la tormenta financiera mundial.

Héctor Madero, el capitán del grupo financiero, está confiado en que el contexto negativo a nivel internacional -provocado por los temores que ha generado la crisis fiscal de Grecia- no afecta ni afectará la salida a la Bolsa Mexicana de Valores de Actinver.

Se trata, afirma, de un proyecto de mediano y largo plazos.

Con la ventaja de que se trata de una plataforma que se ha venido armando en los últimos cuatro años, Actinver cuenta ahora con un banco con 70 sucursales con una base importante de clientela.