Están calentándose los motores para una nueva Reunión Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que como sucede cada tres años, sale de su casa en Washington para trasladarse hacia el territorio de uno de sus miembros. Este año, el turno es Tokio, capital de la tercera economía del planeta.

Los temas centrales del encuentro, parece obvio, serán la estabilidad de la crisis en la Eurozona y el riesgo del precipicio fiscal en Estados Unidos. Y entre salones, durante los almuerzos y las cenas, la intervención del Banco Central Europeo para estabilizar la prima de riesgo española, será, seguramente, motivo de preocupación.

Y lo digo porque hasta ahora, nadie sabe bien a bien como se realizará la compra de bonos soberanos de España por parte del BCE y cuál o como será la condicionalidad financiera que tendrá que asumir el gobierno español, por recibirla.

El viernes al medio día, se filtró desde Alemania, que el BCE ya estaba listo para la intervención. Que se daría una compra ilimitada durante un par de meses, y luego se revisaría el cumplimiento de la condicionalidad.

Antes, en una rueda de prensa, nada menos que la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que la cuestión de la petición del rescate, no está en el tiempo, sino en la concreción .

Y yo digo, lejos, muy lejos del limpio castellano que ella ha utilizado ¿Y lo que ella quiso decir fue .? ¿Qué quéeeeeee?

Ahí mismo, en la conferencia, que yo vi por televisión española, afirmó que el gobierno toma las decisiones cuando las cosas están concretadas y asentadas.

Euro a salvo

Varios analistas me han dicho que con el anuncio de la intervención del BCE para comprar deuda soberana, fue un seguro de garantías sobre la permanencia del Euro. Que ahora, el tema está en dar viabilidad financiera a los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España).

Parece que así es. Pero creo que más allá de la permanencia eterna del Euro, el punto de preocupación hoy, se centra en los millones de desempleados que ha arrojado la crisis. Nada menos que esta semana, el Banco Mundial reconoció que se tienen que crear cerca de 600 millones de empleos en todo el mundo occidental para ir recomponiendo el tejido económico.

¡Menuda tarea! Solo para México, ha reconocido que entre el 2008 y el primer trimestre del 2009 ¡Se destruyó medio millón de empleos! ¡¡¡Solo en México!!!

En fin. Ahí están los temas.

El martes, amaneceremos aquí, en ciudad de México, con más números de previsiones sobre el recuento de los daños causados por la Gran Recesión, que según, sería más leve que la Gran Depresión.

Lo cierto, es que han pasado ya cinco años desde que quebró Lehman Brothers y la crisis, no termina de resolverse. Veremos en que quedan los hombres del dinero.