En México, la actividad ovina presenta un gran potencial de desarrollo, que puede ser aprovechada por empresas con una visión de negocio y de generación de productos diferenciados. En este sentido, se considera que toda empresa dedicada a la producción de corderos tiene como finalidad principal su rentabilidad, lo que se puede alcanzar cuidando la eficiencia productiva del rebaño y emplear tecnología para producir corderos de la calidad que demanda el mercado.

Tradicionalmente en las empresas ovinas el producto principal que generan los ingresos es la venta de corderos de 30 kilos, con un precio de venta que oscila en los 21 pesos por kilogramo; corderos que finalmente son destinados a la producción de barbacoa.

Sin embargo, hoy existe una oportunidad para comercializar los corderos pero en forma lechal, esto quiere decir, comercializar los corderos en una edad máxima de 45 días de vida y que hayan sido desarrollados con una alimentación básica de leche materna con peso de 10 kilogramos por cabeza. Estos animales presentan una alta calidad de su carne y aún no desarrollan su capacidad ruminal.

Éste es un producto que está siendo demandado para ofrecerse como un producto alternativo al cabrito en la parte norte del país; sin embargo, el sistema de producción de corderos lechales ofrece ventajas competitivas como la reducción de la estacionalidad de producción de corderos; menores gastos en forraje y medicamentos, y poca intensidad en el uso de la mano de obra.

Por el lado de ingresos, el cordero lechal puede alcanzar precios de 400 pesos por cabeza, lo que comparado con la venta de corderos de 30 kilos resulta un beneficio de hasta 1.5 veces el ingreso por kilogramo.

Sin embargo, para obtener un producto de alta calidad en su canal es necesario que la madre provea al cordero una adecuada cantidad de leche, por lo que la orientación de la madre a tener partos simples es recomendable, así como contar con la tecnología que considere los cuidados iniciales del cordero y de la madre para garantizar un cordero lechal de calidad.

La producción de cordero lechal se convierte en una opción viable para el empresario productor de ovinos, con alto margen de ganancia con respecto al cordero gordo.

*Beltario Vázquez Aguilar es promotor en el Centro de Desarrollo Tecnológico La Noria. La opinión es del autor y no coincide necesariamente con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]