Dos temas ocuparon la agenda paralela de México durante las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial: el relevo del Gobernador Agustín Carstens en Banco de México y el del Presidente Enrique Peña Nieto.

Por supuesto que en la diversa discusión de los 189 países miembros, el fantasma del proteccionismo era el principal tema a tratar, pero justo ahí, brincaba la agenda paralela de México.

México fue destacado por ponentes como el país más expuesto en la negociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN); identificada la moneda mexicana como el termómetro de la posición de Estados Unidos ante el comercio mundial, y objeto de consulta en público y privado, de estrategas de inversión y analistas.

¿Qué pasaría con la negociación del TLCAN si se prolonga y se cruza con el calendario político de las elecciones presidenciales , cuestionó la estratega de Bulltick Capital Markets, Kathryn Rooney al Secretario de Hacienda, José Antonio Meade; en una conferencia del Centro de Investigación y Estrategias Internacionales (CSIS) de Washington.

Nosotros estamos preparados y listos para actuar y participar en la negociación, aseguró Meade.

La pregunta quedó en el aire y fue objeto de consulta en el Summit de Primavera organizado por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por su sigla en inglés), donde asistieron estrategas de Grupo Financiero Banorte; de HSBC; Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs, entre los que pudimos reconocer.

Fue la pregunta a la que también tuvieron que responder el Gobernador del Banco de México y hasta el funcionarios del Hemisferio Occidental del FMI.

Nos cuentan que, detrás de la pregunta venía encadenada una más ¿Qué pasaría si las elecciones presidenciales de México, confirman la tendencia mundial y queda un candidato populista, anti comercio internacional?

Pues tal como ha sucedido en Estados Unidos, respondería Agustín Carstens, las instituciones y los candados institucionales entrarían en operación.

Entonces llegó el turno del FMI para responder en privado. Seguramente, r efieren estrategas consultados por mí, incluso el candidato de izquierda respetará la consolidación fiscal y no desbordará la deuda, confiaron.

Lo que sí podría estar en riesgo, en ese escenario de un presidente de izquierda, matizaron en privado en las oficinas de la 19st y la H, es la viabilidad de la Reforma energética.

Meade, Banxico y Plutarco Elías Calles

Una repetida respuesta refería al Banco de México cuando algún funcionario o ponente destacaba la fortaleza institucional de México en temas macroeconómicos.

El tema estaba en que todos en las reuniones, sabíamos que el capitán del Banxico, tiene los días contados al frente de la institución, pues en diciembre asumirá el cargo de Gerente General del Banco Internacional de Pagos (BIS por su sigla en Inglés).

Incluso al interior del Banco de México parece claro que hay solo dos candidatos a relevarle, me comentaron en Washington. Se trata de Alejandro Díaz de León y José Antonio Meade.

Y ahí, es donde vuelve a enredarse el tema politico. Porque todos los estrategas y funcionarios consultados en privado, coincidieron en que la aspiración de Meade está en asumir la Máxima Magistratura del País, abanderado por el PRI.

Están tan politizados estosrelevos, el de Banxico y el de los Pinos, que en el mismo evento del CSIS de Washington, cuando presentaron a Meade para su ponencia, explicaron que hay muy pocos funcionarios en México que han sido ministros de tres dependencias públicas.

Hazaña del Secretario Meade, que solo tiene antecedente con Plutarco Elías Calles, enfatizó el presentador.

Observación con la que abrió su ponencia Meade, al comentar que la diferencia, radica en que Elias Calles fue Presidente de México antes de asumir su cuarta responsabilidad como ministro de estado, y la segunda en ser secretario de Hacienda. Meade, ha sido secretario de energía, de la Secretaría de Desarrollo Social; y de Hacienda en dos ocasiones (esto último, lo refiero yo).

Así se fue desenvolviendo la agenda de siete días de las reuniones del FMI. Así fue como los funcionarios mexicanos, incluidos los que despachan en el FMI, tuvieron que responder a los estrategas de inversión que sí tienen ya en su radar, el fin del sexenio y su cruce de tiempos con la renegociación del NAFTA.

Así fue como trataron de explorar las posibilidades de que un candidato de izquierda, confirme la tendencia mundial del populismo en las urnas. Tema en el que hasta el FMI parece haber hecho ya indagatorias.

De mis apuntes

Pues terminaron las reuniones del FMI y así quedan los temas políticos y comerciales de México y sus instituciones. A nuestro regreso, la calificadora Moody´s ratificó la nota de México en A3 asegurando que tenía el emisor las fortalezas fiscales y de cuentas externas para mantener ese nivel. Que el mayor de los riesgos, estaba en la renegociación del NAFTA.

Y dejo este post como parte de mis "ecos de las reuniones de Primavera". Ecos que les invito a observar, en la transmisión especial del programa V oces en Directo, que grabamos en Washington, donde participó el Subdirector de Investigación Economica del FMI, Gian María Milessi Ferreti. Una entrevista en la que también participó el Director de El Economista, Luis Miguel González, que estará al aire el 3 de mayo, a las 10 de la mañana en www.eleconomista.com.mx

Y no olviden que podemos seguir la conversación en @morales_yoly