En días pasados tuvo lugar el foro internacional sobre los retos de la competencia en el entorno digital convocado por el IFT, al que fui invitado a participar en una mesa redonda sobre el tema de la competencia y la regulación para las plataformas audiovisuales. La pregunta central del debate fue ¿Cuáles son las condiciones que justificarían una intervención regulatoria? A partir de ello, se puede atender a una siguiente pregunta, ¿cuáles deberían ser las herramientas regulatorias aplicables?

Desde la perspectiva de competencia económica, el primer elemento a considerar es la diversidad de modelos de negocios y de tecnologías que concurren en la industria audiovisual, que dificulta establecer las fronteras competitivas entre los diversos servicios. Así, aunque tecnológicamente las diversas empresas coinciden en operar como plataformas desde el punto de vista tecnológico, no todas ellas cumplen con las condiciones para ser consideradas como plataformas desde el punto de vista económico.

Un segundo aspecto, es que no se cuenta con elementos fehacientes que permitan determinar si los distintos modelos son competidores, pues en términos del análisis de competencia económica, la determinación del mercado relevante se realiza caso por caso, de manera que, en este momento, y sin haber un procedimiento de investigación en concreto, resulta ocioso e inútil discutir sobre la definición de mercado relevante.

El tercer elemento sobre el que es necesario reflexionar, es sobre la necesidad misma de aplicar algún tipo de intervención regulatoria. Al respecto, cabe señalar que las autoridades pueden tener diversas motivaciones cuando interfieren en la operación de los mercados. En el caso de los contenidos audiovisuales, pueden esgrimirse razones de índole diversa, en el plano cultural, de la diversidad, de los derechos de las audiencias o del debido manejo de la información privada, por citar algunos. Sin embargo, la realidad es que, desde la perspectiva económica, la regulación no se justifica a menos que se demuestre que la empresa a regular tiene características de monopolio natural, es decir, que se trata de una empresa que opera con costos promedio o marginales decrecientes a medida que se extiende la producción y que requirió de una inversión cuantiosa, de manera que no resulta factible la existencia de competidores en el mercado.

A partir del examen de la industria no se puede concluir la existencia de condiciones de monopolio natural. De hecho, cada vez existen más alternativas de plataformas audiovisuales, que permiten anticipar que, tarde que temprano, el mercado experimentará un proceso de consolidación. Tampoco hay evidencia sistemática acerca de la existencia de márgenes de utilidad extraordinarios que pudieran ser indicativos de poder de mercado o falta de condiciones de competencia.

Adicionalmente, las plataformas audiovisuales no parecen ser el objetivo de las autoridades de competencia de diversas jurisdicciones, como los EUA, Reino Unido, Alemania y la Unión Europea, que han anticipado una batalla larga e intensa en contra de diversas plataformas digitales.

A partir de estos elementos, me parece que, desde la óptica económica, resulta claro que no tenemos elementos para sustentar una regulación que pudiera imponer algún tipo de regulación asimétrica a determinados agentes económicos o que pudiera prohibir alguna conducta a los participantes en la industria, como las que han sido sugeridas en las jurisdicciones señaladas para el caso de empresas como Facebook, Google, Amazon o Apple. De hecho, establecer regulaciones que signifiquen costos injustificados a las empresas puede resultar contraproducentes e inhibir el desarrollo de la competencia.

¿Esto significa la inexistencia de un espacio regulatorio? Creo que no es así. Hay aspectos sobre los que se debe trabajar, particularmente el desarrollo de infraestructura, la reglamentación de la neutralidad de red y el uso de información personal, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, estos aspectos no obedecen necesariamente al ámbito de la política de competencia y deberían ser analizados conforma a otros estándares.

*Consultor de Ockham Economic Consulting, especializado en competencia económica y regulación y profesor universitario.

@javiernunezmel

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.

Lee más de este autor