El gobierno mexicano prepara un gran golpe en contra de los órganos reguladores autónomos, con lo que marcará -si se llega a concretar- el sello de lo que denomina la “cuarta transformación” y detonará impredecibles consecuencias políticas, económicas e internacionales para el país.

Este lunes 11 de enero, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el partido Morena darán el primer paso para intentar reformar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el propósito de desaparecer algunos de los órganos autónomos.

Hoy se realizará una reunión de gabinete para preparar una “reforma administrativa”, cuyo principal objetivo será la eliminación de algunos órganos autónomos y  la absorción de sus funciones por distintas secretarías.

Tan pronto como el próximo mes de febrero, durante el periodo ordinario de sesiones del Congreso, se presentará el conjunto de cambios a la Constitución que implica, de concretarse, el desmantelamiento de la estructura de órganos reguladores que fueron creados con la idea de que se convirtieran en un contrapeso de los poderes político y económicos. En consecuencia, el cambio que busca el actual gobierno, más que un avance, implica un retroceso en términos políticos, democráticos y económicos.

Y lo más probable es que provoque repercusiones internacionales por los compromisos que existen en la materia en los sectores de telecomunicaciones y de energía.

El embate a los órganos reguladores es parte de lo que en su narrativa el Presidente de la República ha identificado como la cuarta transformación y que implica el desmantelamiento de la estructura del “neoliberalismo''.

Y lo ha inscrito en sus presuntos objetivos de austeridad, transparencia y lucha contra la corrupción.

Con todo y que ha sido parte de su discurso, la intención de llevar adelante la desaparición de los órganos autónomos implica el primer paso para reformar la Constitución y enfrentar las repercusiones no solo nacionales sino internacionales.

Ha sido tan claro y tan reiterativo el mensaje gubernamental que se ve poco probable que esté dispuesto a dar marcha atrás. Este propósito, en realidad no es una sorpresa. Desde el inicio de su gobierno, el Jefe del Ejecutivo dijo que estos órganos no sirven para nada. Su discurso ha sido reiterativo. En la última semana, le dedicó una buena parte de sus conferencias mañaneras para desacreditarlos y calificarlos como órganos “alcahuetes”, onerosos e inservibles.

Primero se enfocó en el Instituto Nacional Acceso a la Información (INAI), cuyas funciones, dijo, podría realizarlas la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que planea integrar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Previamente, Morena envió una iniciativa que pega en la línea de flotación de la autonomía del Banco de México.

Se aprobó en fast track en el Senado de la República y frente a la oposición del propio banco central, la Asociación de Bancos de México -que vivió una crisis de liderazgo precisamente por este tema- y la mayoría de las organizaciones empresariales, se propuso su aprobación en la Cámara de Diputados, aunque nada garantiza que al final no será aprobada.

El gobierno lopezobradorista ha avanzado, en los hechos, en su propósito por desmantelar los órganos reguladores.

En la primera fase lo que hizo fue por la vía administrativa y la nominación de funcionarios sin el perfil ni los conocimientos necesarios, pero sí con su clara lealtad al gobierno, para cooptarlos. El Presidente de México acusa que los órganos autónomos son muy caros y omite el hecho de que representan una estructura institucional regulatoria que le genera credibilidad a las inversiones nacionales e internacionales y reporta enormes beneficios a los consumidores.

En el caso del acceso a la información, los datos desmienten la promesa presidencial, pues este gobierno es más opaco que los anteriores y en telecomunicaciones y competencia, la eficiencia y los beneficios a los consumidores dejan claro que el argumento presidencial no se sustenta.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor