Cierre de año más que complejo. Una inflación que toca el 7%, el empleo no se recupera y el indicador de actualidad económica cae 1.4%. Vaya niveles con los que se llega a la recta final de 2021. 

Causas y efectos. México sigue siendo atractivo, sí. Puede avanzar más de lo que hoy se dice, sí. Y también caer drásticamente. El gran pero es la certeza jurídica que no llega de frente a reformas que están lejos de la tendencia internacional y de darle al inversionista nacional y extranjero estabilidad en lo invertido. 

No es para menos cuando la volatilidad es constante. A decir de analistas económicos, aunque es un ambiente global que afecta directo a la economía, es una realidad que los temas internos son un efecto directo que marcará pauta para lo que sigue. 

Este cierre de año será definitivo para saber qué rumbo tomará México. Se intensificarán el estire y afloja rumbo a definir una miscelánea fiscal, claro que sí. 

Serán días a todo vapor en el Congreso, llámese Senado o diputados. Y es que mientras para algunos legisladores morenistas, como Patricia Armendáriz, es un avance en muchos sectores, el Consejo Coordinador Empresarial, que encabeza Carlos Salazar, desde el 8 octubre presentó al SAT y a la Secretaría de Hacienda modificaciones para evitar un impacto negativo en la industria manufacturera, préstamos vía dividendos, cuentas incobrables y límites en el acreditamiento del IVA sobre temas de dictamen fiscal, deducibilidad de temas para personas físicas, derecho especial minero. 

Aunque es cierto que el tema de simplificación fiscal ayudará a los contribuyentes que no ganen más de 3.5 millones de pesos anuales, porque podrán tributar en este régimen de 1.5 a 2% del ISR, hay limitantes que para muchos hacen atractivo todavía la informalidad o el manejarse en el mundo del efectivo. 

Esta miscelánea fiscal pone en entredicho a las empresas que reciben donativos, mismos que se limitan a 15% de los ingresos. Y trae una afectación grave. Tal es el caso del Código Fiscal de la Federación, ya que al momento que las personas cumplan 18 años deberán registrarte ante el SAT, una manera simpática de fiscalizar. 

No obstante, la reforma al sector eléctrico que se prevé para enero, como lo dijo el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, puede ser letal para la economía y el desarrollo de México. 

En primer lugar, porque destruiría el mercado, los tres pilares: un órgano autónomo que es la Comisión Reguladora de Energía (CRE), un operador independiente (el Cenace) y un despacho eficiente de la electricidad. 

La reforma haría que la CFE sea juez y parte del sector. Todos estaríamos supeditados a la reforma y a la CFE. Además, hay efectos que afectarían a plantas que han invertido unos 44 billones de dólares. 

No habría subsidios al contribuyente, subirían las tarifas 7% para los hogares y 14% para las empresas. 

Ni hablar del endeudamiento del gobierno. Hablo de 62 mil millones de dólares anuales que requiere la CFE. 

Se cancela la transición energética en el cambio climático, México iría en contra de lo que va el mundo. Y se violarían tratados comerciales, comenzando por el T-MEC, lo que obligaría a los inversionistas a entrar en paneles internacionales. Estaríamos obligados a comprar energía cara y sucia. Y nos preguntamos por qué los indicadores económicos son más agresivos en México. 

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.

Lee más de este autor