La reforma laboral ha exaltado los ánimos políticos y económicos a su máxima intensidad.

Pareciera que su negociación en el Senado de la República es radical: todo o nada.

El ánimo generalizado y las altas expectativas con que se recibió la iniciativa preferente del presidente Felipe Calderón se desvanecieron a uno de sus niveles más bajos. Aparentemente, la posibilidad o no de incluir el tema de la transparencia sindical depende de si se aprueba o se va a la congeladora la iniciativa preferente calderonista. El PAN y el PRD exigen férreamente la inclusión de la democracia y transparencia sindical.

La disyuntiva ha preocupado a la Iniciativa Privada (IP) al extremo de publicar un exhorto a los legisladores para que la aprueben sin enmienda ni modificación alguna.

Así se los pidió la cúpula empresarial, encabezada por el oaxaqueño Gerardo Gutiérrez Candiani.

El exhorto empresarial fue calificado por el senador y exsecretario del Trabajo, Javier Lozano, como un acto de presión para que los legisladores renuncien a su facultad de revisar la iniciativa preferente.

Acusó incluso de doble discurso a la IP porque -dijo-, en días pasados, la Coparmex se manifestó en favor de la democracia y transparencia sindical.

Las fracciones parlamentarias panista y perredista exigen que se incluya la democracia y transparencia sindical en la iniciativa de reforma.

Aseguran que su inclusión no implicaría su potencial congelamiento.

Las modificaciones se pueden encorchetar, dicen.

En paralelo se hacen los cálculos numéricos para medir las fuerzas.

Se asegura que el Partido del Trabajo (PT) sería la fracción bisagra, la pieza clave para definir los votos.

El PT tiene cinco votos, que serían definitorios unidos a la totalidad de los votos del PAN y el PRD.

En esa coyuntura el PT, como la chica más deseada, sonríe y pestañea pero no dice que sí ni que no.

En ese partido saben que su valor radica en que su minoría puede hacer la diferencia para que la minuta regrese a la Cámara de Diputados con o sin transparencia sindical.

Al mismo tiempo, se escuchan las más diversas elucubraciones.

Desde aquellas que dicen que si el PRI gana y no se aprueba la democracia y transparencia sindical, en realidad perdería porque el partido que tomará el poder quedaría marcado por el estigma de gobierno pro corporativista.

Aquellas que aseguran que al final el PRI optará por aceptar encorchetadas las enmiendas del Senado las analizarán en la Cámara de Diputados y eventualmente podrían aprobarlas.

Y hasta las que dicen que ya hay un pacto entre el presidente Felipe Calderón y el presidente electo, Enrique Peña Nieto, y que al final si se aprobará la reforma laboral con todo y democracia y transparencia sindical.

Y, más allá de las elucubraciones, lo cierto es que los tiempos para dictaminar la iniciativa preferente de reforma laboral ya están marcados y la próxima semana será definitoria. Hoy se presentarán los artículos reservados.

El dictamen se discutirá y votará en el pleno del Senado el próximo 26 de octubre.

Papa caliente

El gobierno mexicano desmiente tajantemente que haya firmado acuerdo alguno con el gobierno de Estados Unidos o cualquier otro gobierno que implique algún daño a la industria de la papa mexicana.

El subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Francisco de Rosenzweig salió a desdecir directamente las acusaciones del coordinador de negociaciones de la Conpapa, Bosco de la Vega.

Este hombre asegura que México entregó a Estados Unidos la industria de la papa mexicana a cambio de la entrada de México en el acuerdo transpacífico, conocido como TPP. Sostiene que la información sobre el caso está reservada por 12 años y que el Instituto Federal de Acceso a la Información por esa razón no se las ha entregado.

Por su parte, Rosenzweig asegura que tales acusaciones son completamente falsas y que no existe acuerdo alguno en contra del sector de la papa en México.

Indicó, sin embargo, que lo que sí existe es un programa de trabajo con Estados Unidos desde el 2003; en éste se prevén tres etapas de trabajo para avanzar en un intercambio comercial en el acceso al sector de la papa. Pero ése es un tema que ya tiene nueve años.

El funcionario destaca que el sector de la papa está protegido con un arancel de 245% respecto de países que no son socios comerciales de México y con EU el arancel es de 0 por ciento.

CUENTOS VERAS

Llamaron la atención las declaraciones del subgobernador del Banxico de México, Manuel Sánchez, quien advirtió que la banca mexicana podría sufrir impactos negativos por eventos que afecten a sus matrices en España. ¡Vaya!

Twitter: @marco_mares