Las querellas por las reformas laborales son apenas una suerte de ensayo general con vestuario de lo que será la reforma energética, ésta sí de gran trascendencia.

Eventuales inversiones privadas en Pemex, o asociaciones con paraestatales extranjeras, es cierto, le darán alientos a las fuerzas más retardatarias, curiosamente muchas en la izquierda del espectro político.

Esa será la primera gran batalla. La otra será la hacendaria. Debe librarlas el Presidente Electo, si no quiere quedarse atrapado en el pasado.

La reforma laboral permite medir adversarios y calcular las limitaciones de la oposición.

¿Habrá otra reforma electoral?

Las conclusiones de un foro organizado por el IFE las resumió su consejero presidente Leonardo Valdés Zurita cuando advirtió sobre la imposibilidad de disociar el dinero de la política .

Esa afirmación sugiere la necesidad de encauzar mediante reglas menos utópicas el flujo de dinero a la política.

Los gastos de campaña, por ejemplo, ¿se fijan de acuerdo a las necesidades reales de las campañas o se calculan desde la irrealidad?

Como sea, no sorprendería que en materia de dinero, se hagan nuevos ajustes a las reglas electorales.

Contra mitos, la paciente eficacia

Las inversiones privadas fluyen, cuando se crean las condiciones propicias, a pesar de las presiones por la actividad delincuencial.

En Veracruz, por ejemplo, el gobernador Javier Duarte, quien heredo situación difícil, logró el respaldo del gobierno federal, a través de la Secretaría de Marina, y parece haber logrado importantes flujos de inversión a la entidad.

Hay estadísticas que muestran que sólo este año el sector privado ha invertido 27 mil millones de pesos y generado más de 30 mil empleos. O sea, que sí se puede.

NOTAS EN REMOLINO

Muchos deben haber registrado la advertencia que hizo el gobernador del Banco de México Agustín Carstens de que México ha tomado medidas para mitigar, pero no podrá evitar la contaminación de la crisis económica global El coordinador de los diputados priístas Manlio Fabio Beltrones sigue confiado en que las armas de la política permiten hacer mucho, aunque haya gobierno dividido Ha retomado Andrés Manuel López Obrador el discurso insultante, grosero. Quizá concluyó que es lo único que le queda si quiere sobrevivir seis años A 46 días de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, arrecian los empujones, las zancadillas y las filtraciones que a veces alcanzan hasta a algunos gobernadores. Cosa de la gabinetitis Muchos de los juicios emitidos por el caso del narcotraficante Heriberto Lazcano, presunto líder de la banda criminal de los zetas, sólo demuestran cuántos han caído bajo la influencia de las series televisivas de CSI. Por eso exigen tanto