Todo indica que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador echará atrás la reforma energética. Y en el mejor de los casos, la modificará sustancialmente.

Sería congruente con sus reiteradas ofertas de campaña en las que se comprometió a revertirla, aunque en la parte final decidió “moderar” sus mensajes en ese sentido y hasta los omitió.

Tras su triunfo arrollador, pronunció mensajes que buscaron tranquilizar a los mercados y ofreció mantener la estabilidad macroeconómica, respetar la autonomía del Banco de México y la libre flotación del peso. Pero no dijo nada de las reformas económicas.

Cogobierno

El periodo de transición se ha convertido en una frenética oleada de nombramientos de sus futuros integrantes del gabinete, en el anuncio de proyectos de inversión en infraestructura, apoyos sociales y sus prioridades energéticas.

Aunque todavía no es formalmente el Presidente Electo de México ya está gobernando. Pareciera que México vive una singular circunstancia con dos gobiernos paralelos, el de Enrique Peña Nieto, de salida y el de Andrés Manuel López Obrador, el entrante.

Hechos

En ese contexto, el virtual presidente de México, sin mencionar en absoluto que la reforma energética va para atrás, ha dejado ver en los hechos esa intención.

Tras su reunión con el gobierno saliente, la Secretaría de Energía, de Pedro Joaquín Coldwell, solicitó a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, que preside Juan Carlos Zepeda, que se aplace la realización de las licitaciones previstas para septiembre, para el próximo mes de febrero.

En entrevista, Zepeda dejó entrever lo que presumiblemente desea el próximo gobierno: revisar los contratos que se han entregado y modificar hacia adelante las condiciones en materia de contenido nacional.

Nombramientos

El viernes pasado, López Obrador anunció que Romero Oropeza —quien fuera su oficial mayor en el gobierno capitalino— será el director de Petróleos Mexicanos y Manuel Bartlett, expriista y acérrimo enemigo de la reforma energética será el director de la Comisión Federal de Electricidad.

Sus perfiles son de políticos. No son financieros ni técnicos especializados.

Prioridades

En la misma conferencia de prensa, el candidato triunfador dijo que llevará a cabo un programa de rescate del sector energético y reiteró que se rehabilitarán las refinerías y se construirán un par con el objetivo de que en tres años bajen de precios la gasolina y el diesel.

Su apuesta es clara: aumentar la producción petrolera y refinar en México.

Riesgo

Petróleos Mexicanos podría perder su actual calificación de riesgo soberano con la que está considerada por parte de Moody’s, en un plazo muy corto.

De hecho, hoy Pemex está en el último escalón de la calificación de riesgo soberano y cualquier mala decisión podría llevar a la empresa a perder esa calificación, dice Nydia Almeida, analista líder de Pemex para la agencia calificadora.

Por ejemplo, la rehabilitación de las refinerías y la construcción de un par más.

El riesgo es que Pemex —que será encabezado por Octavio Romero Oropeza— invierta en negocios que no son rentables, que afecten la capacidad de la empresa para generar efectivo y en consecuencia deje de cumplir con sus obligaciones de deuda.

En resumen, Pemex se convertiría en un riesgo de crédito mayor.

Una mala decisión, en el primer o segundo trimestre del próximo año 2019 podría tener una reacción inmediata por parte de Moody’s y se incorporaría de inmediato a la calificación de Pemex, dependiendo del grado de riesgo de las decisiones que se tomen.

En los últimos días otras agencias han hecho diversas advertencias.

Fitch prevé cambios en las políticas fiscal, económica y energética y aunque todavía es incierta la profundidad de los cambios la inversión podrían ser la que sufra la incertidumbre.

Citibanamex comentó su preocupación por la viabilidad de las refinerías ya que desde el punto de vista técnico y financiero construir una capacidad de refinación no es una buena idea.

El modelo

Lo cierto es que la preocupación en general de calificadoras y analistas tiene que ver de manera inmediata con la política de construcción de refinerías y con la incertidumbre que genera el potencial cambio de reglas del juego en las licitaciones.

Pero en general todavía son más preguntas que respuestas las que existen en torno al modelo económico que seguirá el nuevo gobierno.

En conclusión, serán fundamentales las decisiones que tome el nuevo gobierno en materia fiscal, presupuestal y energética y de ellas dependerán las reacciones de los mercados y de los inversionistas.

ATISBOS

ORO NEGRO. El despacho de abogados de los inversionistas estadunidenses y europeos de Oro Negro: Quinn Emanuel envió a los medios mexicanos un largo comunicado para insistir en sus acusaciones de corrupción en Pemex y en general en México. Ahora se enfoca en un par de resoluciones judiciales que mantiene contra Pemex y que presuntamente le ordenan a la petrolera mexicana el pago de 97 millones de dólares por servicios de Oro Negro que ya habría prestado y la defensa que realizan en un foro bajo el TLCAN.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.