La iniciativa preferente en materia eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador puede ser algo más que el ideológico capricho de garantizar un regreso al pasado. Puede ser una prueba de fuego para su gobierno.

El poder Ejecutivo es monolítico. A pesar de que hay funcionarios que al interior del equipo presidencial pueden estar claramente en desacuerdo con esa ruta que implica perjuicios para el sector eléctrico, las finanzas públicas y la confianza en el país, no lo van a expresar abiertamente, pero conforme se acerque la sucesión presidencial, esas diferencias quedarán al descubierto. 

Este planteamiento retrógrado va a poner a prueba al Congreso. No a la oposición, que es predecible e insuficiente. Más bien al bloque que la 4T presume como monolítico.

Si los diputados y senadores alineados con el presidente López Obrador aprueban sin chistar esa iniciativa, sin cambiar una sola coma como lo ordenó el presidente, reafirmarán la necesidad que tiene este país de recuperar la independencia de ese poder de la unión.

Esos legisladores sumisos y costosos no son lo que una mayoría de mexicanos quisiera, así sean zombis legislativos a las órdenes de López Obrador. Sobre todo, cuando la propuesta va a implicar necesariamente mayores costos en la energía eléctrica para la población, sea en la tarifa o en los subsidios.

Y a poco más de cuatro meses de las elecciones puede haber mexicanos que decidan acabar con la simulación de un Congreso sometido.

O, por el contrario, si alguna bancada afín a la 4T decide no respaldar esta iniciativa presidencial, puede implicar un mensaje de desunión que no convenga al movimiento lopezobradorista.

Esta iniciativa preferente pone también a prueba al poder Judicial, porque es tan descuidado su contenido que es prácticamente una copia de las normas que recién acaba de desechar la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Si la propuesta pasa el requisito legislativo, automáticamente lloverán los amparos que habrán de ser materia de la SCJN. Y una cosa es que sea bochornoso que el presidente de la Corte acepte formar parte del espectáculo de la pista militar de Santa Lucía y otra que esa máxima instancia judicial falle en sentido contrario a sus propios criterios.

Otra pista donde la iniciativa presidencial generará daños irreversibles, independientemente de su resultado, será la de la confianza de los capitales. Quedará clara la manera como la 4T detesta a los privados. Pero, sobre todo, quedará expuesta la fragilidad de la visión de largo plazo que tiene México. Será volver a los tiempos de las reinvenciones sexenales del país.

Y está también la opinión pública. No pasará mucho tiempo antes de que, hasta los feligreses, crédulos de la palabra presidencial, tengan que enfrentar los perjuicios a los consumidores en un afán de proteger a la ineficiente Comisión Federal de Electricidad.

Y, como colofón, este planteamiento va inevitablemente a generar tensiones internacionales para la 4T, en especial con aquellos países de donde han llegado tantos miles de millones en inversiones en infraestructura eléctrica para México.

Con esta iniciativa preferente, pues, el Presidente apostó fuerte y lo hizo poco antes de las elecciones.

ecampos@eleconomista.mx

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.

Lee más de este autor