La reforma eléctrica parece una apuesta de todo o nada.

Es tan radical el cambio que propone que hay quienes creen que por ser tan extrema, no se aprobará.

Consideran que es parte de un juego de vencidas.

Que es una estrategia ideológica que busca aumentar la popularidad con el mensaje nacionalista.

Otros más pragmáticos piensan que es el caballo de Troya con el que el gobierno de la 4-T busca  dar un fuerte y certero golpe al modelo neoliberal. La iniciativa de ley presidencial intenta destruir un modelo que, desde su perspectiva, se diseñó para saquear a la Nación. 

Pero más allá de las interpretaciones están los hechos.

El presidente de la República ha endurecido su discurso.

La secretaria Rocío Nahle hizo graves acusaciones contra empresas muy reconocidas a las que mencionó específicamente por su razón social. Y el director de la Comisión Federal de Electricidad, --que podría llegar a ser una de las más poderosas entidades gubernamentales, incluso más poderosa que una secretaria de Estado, si se aprueba la reforma eléctrica en los términos propuestos--, Manuel Bartlett dejó ver lo radical de la reforma.

Afirmó que la CFE no indemnizará a las empresas con las que tiene contratos de suministro de energía una vez que entre en vigor la reforma eléctrica y estos sean cancelados.

Lo declaró justo cuando se venía registrando una alarmante danza de cifras respecto del costo que representarán las indemnizaciones que tendrá que pagar el gobierno mexicano con lo que se ha considerado una expropiación indirecta.El monto económico de las proyecciones es de entre 20 mil y 120 mil millones de dólares

La afirmación del funcionario fue contundente. La nueva Ley Eléctrica si es retroactiva y la Constitución tiene la facultad de reformar todo.No creo -enfatizó-que deba haber una disputa de este tipo.

La propuesta de reforma presentada el 1 de octubre contempla la cancelación de todos los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compra-venta de electricidad, así como las diversas figuras de generación privada y las solicitudes pendientes de resolución.

Bartlett insistió en el discurso oficial.

Calificó de ilegal la figura de autoabasto. Acusó que las empresas que construyeron centrales simularon tener socios cuando en realidad tenían clientes, además de no pagar por la transmisión de la energía.

Las grandes empresas consumidoras de energía, como Walmart, Femsa-Oxxo, Telcel y Chedraui --advirtió-- estarán obligadas a comprar la energía "legal" que venderá la CFE.

La controvertida iniciativa de reforma ya golpeó al bloque opositor legislativo. El dardo de la incertidumbre está clavado.

El PRI no quiere “dar color”. Prefiere reservar sus cartas y mantener oculto su juego.

Pero en el partido Morena, el coordinador de la fracción de ese partido en el Senado de la República, Ricardo Monreal, parece no estar en el frente monolítico que se registra en el gobierno lopezobradorista.

Inmediatamente después de las provocadoras declaraciones de Bartlett Díaz, pidió a la CFE guardar “recato” y “prudencia” sobre la reforma a la industria eléctrica.

El legislador morenista ha dejado claro que están abiertos al debate e incluso a la modificación de la ley para alcanzar el consenso.

La iniciativa de reforma ha generado una oleada de análisis de organizaciones empresariales, de instituciones financieras y agencias calificadoras que advierten sobre los riesgos e impactos negativos que tendría para la economía nacional y la economía de los mexicanos.

El tiempo sigue pasando y para fines de noviembre y la primera quincena de diciembre, el futuro de México podría ser redefinido.

Habrá que ver qué es lo que ocurre.

Atisbos

CHUECOS.- No hubo marcha atrás, este fin de semana, como lo anticipó el presidente Andrés Manuel López Obrador, firmó el acuerdo para regularizar los autos “chocolate” (ó chuecos) inicialmente en los siete estados fronterizos del norte de la República. Luego seguirá en todo el país.

CONFESIÓN.- Tremenda confesión de parte del director del Insabi, Juan Antonio Ferrer. En su comparecencia ante la Comisión de Salud del Senado reconoció que cambiar el modelo de Salud tardará hasta 40 años.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor